A ti que estás sentado en tu sillón | Lleva tu relajación a la máxima expresión

Post Type

A ti que estás sentado en tu sillón


Después de una larga jornada de trabajo hay muchas cosas que pueden reportarte un momento de relajación y descanso. La opción de dejar que tus músculos se relajen en un confortable sillón es una de las más agradables, más aun si la acompañas con suave música, viendo algo entretenido en la televisión, leyendo un libro o simplemente disfrutando del silencio.

Pero has de saber que puedes llevar la relajación en tu sillón a un nivel superior, ya que no se trata de dejarte caer sin más, una óptima relajación a nivel físico y mental es posible si tienes en cuenta algunos factores.

Muchas veces, cuando llegamos a casa cansados, nos dejamos caer en el sillón o el sofá de cualquier manera, con el cuello mal descansado, forzando la posición de los ojos para ver el televisor o con las piernas donde primero caigan. Aunque es cierto que cuando estás muy cansado puedes quedarte dormido casi en cualquier parte, no es menos cierto que con una correcta actitud mental y una correcta postura corporal, la relajación que conseguirás no tiene ni punto de comparación con la que consigues de forma habitual.

Detente un poco para identificar algunos detalles que puedes rectificar:

  • TUS PIES: asegúrate de que el calzado que llevas es cómodo o inexistente, tus pies no deben notar ningún tipo de incomodidad o presión, más todo lo contrario, ya que suele soportar una importante parte de tu actividad diaria y necesitan descanso al máximo.
  • TUS EXTREMIDADES: brazos y piernas deben estar relajados y sin tensiones de ningún tipo, incluso si quieres leer un libro, puedes valerte de alguna mesita auxiliar que te permita no tener que estar con los brazos tensionados (a este respecto los libros electrónicos han supuesto un revulsivo, ya que no exigen mantenerlo abiertos). Si tienes las piernas cruzadas, prueba a descruzarlas para distender todos los músculos.
  • TU CUELLO Y CABEZA: preocúpate de que reposen adecuadamente, incluso si vas a ver la televisión o leer, es conveniente que después de un día de trabajo liberes a tu cuello y cabeza de las tensiones diarias.
  • TU RESPIRACIÓN: repara en ella e intenta llevarla al estado de relajación que deseas conseguir. Puede que el ajetreo diario te haga ir acelerado en más de una ocasión, pero ahora pretendes relajarte, de modo que permítete hacer ejercicios de respiración que te lleven a un nivel más de relajación.
  • TU MENTE: que es difícil desprenderse de los problemas y dejar la mente en blanco es por todos sabido, pero piensa que tampoco vas a vivir en el sillón de tu casa eternamente, que estás en un momento de descanso, descanso a todos los niveles que te permitirá empezar a recargar energía, física y mental, como cuando te vas a al cama.
  • TU SILLÓN: debes asegurarte que al menos, no supone ningún tipo de perjuicio a corto o largo plazo para tu cuerpo, tanto a nivel de espalda, como de riñones, cuello o cabeza. Aunque puedes pensar que todos los sillones están bien diseñados, no te quepa duda que hay una gran diferencia entre un sillón ergonómicamente bien estudiado y un mueble decorativo. Hoy en día existen multitud de opciones a precios muy razonables, que van desde un sillón bien fabricado y acolchado a un sillón con funciones de masaje, calor y otras varias, con solo mover un dedo.
  • OTROS PEQUEÑOS-GRANDES DETALLES: te pueden parecer una tontería, pero rectificarlos va sumando relajación a tu cuerpo, piensa la suma de varios hacen uno. Por ejemplo, la ropa que llevas, que sea lo más cómoda posible, incluso aunque ahora no la sientas incómoda, no cabe duda que cuando te pongas algo más cómo será cuando notes la diferencia; la luz del salón o de la habitación en la que estés sentado es muy importante, permitiéndote la relajación de la vista o por lo menos, que no te suponga incomodidad; los ruidos extras que sin darte cuenta (o dándote) puedan afectar de algún modo a tu completa relajación; etc.

No lo olvides, siempre se puede conseguir un nivel más de relajación, un nivel que te haga sentir profundamente relajado, tanto a nivel físico como mental, un nivel que te permitirá recargar las pilas como pocas veces lo sueles hacer; incluso desde el sillón de tu casa, un nivel más profundo de relajación es posible.

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*