Automasaje en los pies | 10 pasos para reponerlos

Post Type

Que los pies son posiblemente una de las zonas más maltratadas de nuestro cuerpo es algo que oirás con frecuencia, pero también es bueno que sepas que son una de las zonas más agradecidas para la relajación.

El automasaje, si bien puede llevarse a cabo con instrumentos tales como las bolas de madera o un rodillo, hacerlo sólo con la ayuda de tus manos te ayudará a conocerlos mejor y en general a conocer mejor tu cuerpo. La variación de sensibilidad, de calor y de grosor en la piel, hace que explorarlo sea una experiencia muy relajante.

A continuación te damos algunos pasos para realizarte un buen automasaje:

  1. Lávate bien los pies con agua y jabón y luego, sécalos bien.
  2. Ponte aceite de almendras, mezclado con dos o tres gotas de aceite esencial de lavanda, en un pie (en su defecto puedes utilizar alguna otra crema o aceite que tengas para los pies).
  3. Empieza masajeándote los dedos suavemente, así conseguirás estirar los tendones y desentumecer las articulaciones.
  4. Ejerce una ligera presión en la zona situada entre el dedo meñique y el anular.
  5. Ahora masajea la zona situada entre el anular y el corazón.
  6. Masajea, estira y tira suavemente del dedo corazón en sentido circular.
  7. Frota entre los dedos y luego masajea, estira y tira de los dos dedos que faltan, también en sentido circular.
  8. Rota el tobillo en el sentido de las agujas del reloj (con esto se pretende potenciar la energía y la circulación).
  9. Termina masajeando la planta del pie (no olvides que, según la reflexología podal, las plantas de los pies representan de forma refleja todas y cada una de las partes de nuestro cuerpo, de modo que no realices el masaje de forma muy intensa, para eso están los profesionales). Puedes cerrar el puño y utilizar los nudillos para realizar esta parte del masaje.
  10. Por último, masajéate los músculos de las pantorrillas para liberar tensión.

Realiza estos pasos en ambos pies, ellos te lo agradecerán y lo disfrutarás.

Curiosidad: aunque para ayudarte hemos hecho referencia a los dedos del pie con el nombre de los dedos de la mano, lo cierto es que en el ámbito científico para hacer referencia a los dedos del pie, se hace por el orden que ocupan desde dentro hacia afuera, es decir, que el dedo gordo corresponde al “primero”.