Cómo calmar los nervios para afrontar diferentes situaciones

Post Type

Cómo calmar los nervios


Los nervios son una de las cosas que más pueden llegar a traicionarte y a conspirar contra ti mismo si no aprendes a controlarlos de alguna forma. En la mayoría de los casos, los nervios nacen desde la inseguridad y del temor a determinadas circunstancias. Por ello, para empezar a controlar los nervios, primero debemos aprender a controlar nuestra mente.

Es importante distinguir entre una situación de tensión esporádica (un examen, hablar en público…) de una situación de tensión permanente, aunque en ambos casos, por lo general los nervios afloran cuando:

  • No se tiene el control sobre una situación determinada
  • Existe temor o incertidumbre
  • Hay sentimientos de enfado
  • Se está bajo una situación de presión (laboral, familiar, etc.)

Para controlar los nervios en distintas situaciones, debes empezar a ejercitar más la mente, con el objetivo de que responda más calmadamente frente a lo que te pasa. A continuación, te ofrecemos algunos consejos para relajarte, controlar los nervios y afrontar con buen resultado cualquier situación:

  • Controlar la respiración. La respiración es una de las armas fundamentales que tienes para controlar los nervios y relajarte. Cada vez que te encuentres en una situación donde no puedas controlar los nervios: cierra los ojos, tranquilízate, busca una posición cómoda con la espalda bien recta y coloca una de tus manos en el pecho y la otra en la zona del estómago. Toma el aire por la nariz y échalo por la boca, notarás que cuando inhalas el aire, la mano de tu pecho se levantará, mientras que la del estómago lo hará, cuando exhales. Repite esta operación tres o cuatro veces hasta que te calmes.
  • Tómate un tiempo para tus actividades favoritas. Si tienes propensión a padecer ataques nerviosos, es importante que te despejes, al menos, un momento cada día. Practica algún deporte, dedica un tiempo a escuchar música de naturaleza o clásica, realiza yoga o date un baño caliente. Será una buena forma de prevenir esos ataques nerviosos.
  • Prepárate previamente. Si tienes que hablar en público o exponerte ante una situación que te genera nervios, lo mejor es prepararse. Planea lo que vas a decir, sin olvidar la espontaneidad. Trata también de no pensar en los posibles obstáculos que se presenten. Actuar de una manera preventiva es clave para evitar episodios futuros de nervios. Empieza por averiguar qué puede estar provocando la situación de nervios y piensa en una posible solución.
  • Ten confianza en ti. Cuando estamos nerviosos, la tendencia es la de infravalorarnos. Si confías en ti, esa confianza la transmitirás a los demás. Y sobre todo, procura tener siembre una actitud positiva.
  • Adoptar hábitos saludables. El ejercicio ayuda a calmar los nervios y el estrés. Si sientes los nervios con cierta frecuencia, es recomendable practicar algún tipo de ejercicio, porque te ayudará a reducir la ansiedad y además ganarás en seguridad y confianza. La dieta es fundamental, sobre todo para evitar incrementar el grado de ansiedad y nerviosismo. Evita tomar bebidas con cafeína y exceso de azúcar, por el contrario, conviene tomar mucha agua, que ayudará a hidratar tu cuerpo y a calmarte. Por último, intenta dormir bien ya que conseguirás tener la mente más descansada. No olvides que el cansancio te hace sentir más inseguridad.

Como verás estas son algunas técnicas para controlar los nervios, pero afortunadamente hay muchas. Lo importante es que empieces a introducir hábitos relajantes en tu vida diaria, lo que te ayudará a calmar tu mente y a regularizar tu sistema nervioso en general.

Y si lo ves oportuno, no dudes en acudir a un profesional cualificado que te ayude a solventar el problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*