La siesta mejora el aprendizaje en niños en edad preescolar

Post Type

Siesta en los niños | Aprendizaje


Los niños en edad preescolar deberían dormir siesta durante las horas de colegio para mejorar su rendimiento escolar. Con ese periodo de descanso y de ruptura en su proceso de aprendizaje, los niños refuerzan su capacidad de aprendizaje y de memoria, lo que les permite aprovechar mejor las horas de clase que les restan, asegura una investigación de un equipo de expertos del sueño de la Universidad de Massachusetts en Amherst, Estados Unidos, que se publica en la prestigiosa revista The Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Durante el estudio se reclutaron a 40 niños de seis escuelas preescolares en todo el oeste de Massachusetts y les enseñaron una tarea visual-espacial similar a los juegos de memoria. Los niños veían una cuadrícula de imágenes y tenían que recordar dónde se encuentran las diferentes imágenes.

Cada niño participó en dos condiciones: tras una siesta y sin dormir. Las siestas duraron un promedio de 77 minutos, el mismo tiempo que estos se mantenían despiertos cuando no echaban la siesta. Así, se probó el juego de memoria con y sin siesta y, de nuevo, al día siguiente para ver si el sueño nocturno afecta al rendimiento.

Los niños olvidaron significativamente más ubicaciones de elementos en la prueba de memoria cuando no habían echado una siesta (65 por ciento de precisión), en comparación con cuando durmieron durante el día (75 por ciento de precisión), de forma que tras una siesta, los niños recordaron un 10 por ciento más de los puntos de prueba que cuando se mantuvieron despiertos.

Los resultados mostraron que cuando los niños «se pierden una siesta no se pueden recuperar sus beneficios durante el sueño nocturno, por lo que parece que hay un beneficio adicional si el sueño se produce durante el periodo educativo».

Uno de los autores de este estudio subraya que su trabajo confirma que las siestas en el aula favorecen el aprendizaje de los niños en edad preescolar mediante la mejora de su capacidad de recordar. Y el beneficio «es mucho mayor para aquellos niños que están habituados a dormir siesta, independientemente de su edad».

Por último, los autores aconsejan a los centros preescolares que desarrollen directrices de siesta y una mayor investigación sobre la manera de proteger y promover la siesta para los niños pequeños con el fin de mejorar su aprendizaje.


Fuente: Kurdziel, Laura; Duclos, Kasey; Spencer, Rebecca M.C. Sleep spindles in midday naps enhance learning in preschool children. The Proceedings of the National Academy of Sciences (Agosto 2013)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*