Sales de Baño caseras | Relajación en casa

Post Type

Sales de Baño Caseras


Todos conocemos los beneficios de la aromaterapia, ya que ciertamente, estimular los sentidos a través de los olores, es algo que se lleva haciendo cientos de años. Si además juntamos la fuerza de los aromas con un baño, el efecto relajante puede ser aún mayor.

Un baño de sales puede ser una excelente manera de recargar las pilas y relajarte física y mentalmente, sin olvidar que además, las sales aportan nutrientes a la piel a la vez que la desintoxica. Lo mejor de todo es que puedes prepararlas en tu hogar, para lo cual, aquí te damos los ingredientes y los pasos a seguir, incluso hacer de ellas un objeto decorativo para tu baño o para regalar.

Para elaborar sales de baño caseras, el ingrediente que siempre necesitarás es sal de epsom. La sal de epsom, también llamada “sal inglesa”, no es más que sulfato de magnesio y es fácil de encontrar en cualquier droguería. En los baños de inmersión (no en ducha), este componente ayuda al cuerpo a absorber el magnesio, produciendo una sensación relajante y muy placentera, y resultando muy beneficioso para evitar la ansiedad y el estrés. La sal de epsom alivia el dolor y los calambres musculares, tiene propiedades laxantes y elimina las toxinas de la piel.

Veamos que necesitas y cómo se preparan:

Ingredientes:

  • 1 taza de sal de epsom
  • 1 taza de sal marina muy gruesa
  • 10-12 gotas de aceite esencial. Los aceites de lavanda, eucaliptus y vainilla son los más usados para las sales de baño, aunque puedes mezclarlos en función de tus gustos
  • Unas gotas de colorante alimentario del color que elijas

*Opcional: 5 gramos de flores secas (por ejemplo, pétalos de rosas cortadas) o una bolsita de té.

Pasos para su elaboración:

  1. Colocamos las sales en un recipiente con tapadera y añadimos poco a poco unas gotas de colorante. Cerramos el recipiente y agitamos hasta que vaya tomando un color uniforme (repetir si fuese necesario).
  2. Añadimos los aceites esenciales y agitamos de nuevo para que se distribuyan bien por toda la sal.
  3. Si hemos decidido añadir pétalos de flores u otros elementos aromáticos los mezclamos con las sales.
  4. Dejamos secar las sales durante unas horas extendidas sobre una bandeja.
  5. Una vez las sales están secas las envasamos en un recipiente de cristal, si las vamos a utilizar como regalo o decoración, pero si las vamos a utilizar para nuestro uso personal, es mejor guardarlas en bolsas de plástico herméticas ya que se conservan mejor.

Si queremos además un baño de burbujas, podemos añadir una mezcla de ácido cítrico y bicarbonato de sodio en las mismas cantidades a nuestras sales.

Y a disfrutar de un relajante baño con sales…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*