Práctica de deporte como método para relajarte

Post Type

Práctica de deporte | Relajación


El reconocimiento de los efectos beneficiosos del ejercicio, tanto del punto de vista físico como psicológico, es un hecho cada vez más evidente. Las personas que realizan ejercicio físico regularmente, tienen la sensación subjetiva de encontrarse mejor y disfrutan de una mejor calidad de vida.

No hay que olvidar que el deporte es el productor de endorfinas (hormona de la felicidad) por excelencia. Y la práctica deportiva, es la mejor herramienta para liberar estas hormonas en cantidades importantes y sentirse mejor. Así, diversos estudios han demostrado que los niveles bajos de endorfinas aparecen en estados de depresión y pesimismo, mientras que niveles elevados de estas hormonas se asocian estrechamente a conductas más optimistas.

Además, la práctica deportiva regular favorece la liberación de otras sustancias químicas, como son la serotonina y la dopamina conocidas como neurotransmisores, responsables igualmente de la sensación de euforia.

Cualquier ejercicio físico, que se practique de manera regular y moderada como mínimo tres veces por semana, provocará un rápido efecto relajante y a la vez, beneficios psicológicos sobre el estado de ánimo.

Existen dos vías para relajarse a través del deporte: por un lado, está la basada en obtener una relajación mediante la actividad física excesiva, es decir, aquella que te deja  tan machacado que ya no tienes fuerzas ni para pensar en tus problemas. Aquí incluimos actividades deportivas como son correr, nadar, montar en bicicleta, etc. Y por otro, las disciplinas que unen cuerpo y mente, que permiten que entre más oxígeno a nuestro cuerpo, y por tanto, conseguimos una mayor relajación con su práctica. En este último grupo estaría el yoga, pilates, taichí, etc.

Hay que tener en cuenta que sea la actividad que sea, es recomendable, sobre todo al principio, la presencia de un profesional que nos guíe y aconseje en los ejercicios y en las posturas correctas que hay que adoptar para prevenir lesiones.

Tampoco conviene olvidar que cada persona es un mundo y lo que a una persona le puede parecer relajante, a otra puede no parecerle. Por ejemplo, el yoga es una actividad relajante, pero hay personas a las que, por su forma de ser, le resultará más relajante la práctica del golf.

Por último, recomendamos que cuando empecemos la práctica de una actividad deportiva, la hagamos acompañados. Está demostrado que relacionarse con otras personas que tienen tus mismos gustos, nos aporta tranquilidad y serenidad, aparte que nos permite intercambiar experiencias y consejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*