Post Type

Lmeditación te puede ofrecer múltiples beneficios, sobre todo en un ritmo tan ajetreado como el que llevamos hoy en día. Por eso, aprender a meditar es importante y sobre todo, fácil. Se recomienda que la meditación se haga preferiblemente por las mañanas y por las noches, siendo más notables sus beneficios cuando se realiza de forma regular, no esporádicamente.

Sigue los siguientes pasos que te ayudarán a realizar una buena meditación:

  1. Es muy importante que evites, en la medida de lo posible, distraer tu atención (apaga la televisión, el teléfono y cualquier otro dispositivo o aparato eléctrico que emita ruido).
  2. La música es recomendable siempre que la pongas a un volumen suave y que sea una melodía calmante que no te haga perder la concentración.
  3. Siéntate en una postura cómoda, sea en la superficie que sea, siempre que consigas la máxima comodidad posible, ayudándote de cojines si es necesario.
  4. Mantén la espalda derecha (puedes servirte de la pared o el respaldo del asiento para que así sea).
  5. Ve relajando paulatinamente todos los músculos del cuerpo.
  6. Cierra los ojos.
  7. Elige una palabra o frase que tenga un significado especial para ti o que te ayude a calmarte.
  8. Controla y concéntrate en tu respiración: respira despacio y de forma natural, inspirando por la nariz (retén el aire brevemente antes de expulsarlo) y espirando por la boca (retén de nuevo brevemente la respiración al final de la espiración). Di en silencio tu palabra o frase al espirar, repitiéndola en cada espiración.
  9. Cuando desees terminar no lo hagas de golpe: sigue concentrándote en tu respiración un poco más, aunque ya no digas tu frase; sé consciente de dónde estás, abre lentamente los ojos y vuelta a tomar la energía y fuerza en tus músculos para levantarte.
  10. Si tienes que controlar el tiempo, utiliza un despertador, pero elige una alarma suave que no rompa el proceso descrito en el punto 9.

 Una alternativa es basar tu meditación en la concentración, eligiendo para ello, al inicio, un objeto en el que quieras concentrarte. Concéntrate en ese objeto durante diez minutos, evitando que te vengan otros pensamientos que te interrumpan la concentración en ese objeto.

Te animamos a que practiques la meditación entre diez y veinte minutos al día y al menos tres o cuatro veces a la semana. Según vayas progresando, notarás que puedes meditar en cualquier lugar y momento, logrando tu paz interior a pesar de lo que esté sucediendo a tu alrededor, como hace la chica de la foto.