Crisis de ansiedad | ¿Cómo actuar para relajarse?

Post Type

Crisis de ansiedad, cómo actuar


En algunos momentos de nuestra vida, ya sea por estrés, por un exceso de nerviosismo o ante una situación temida, puede que suframos una crisis de ansiedad. Una crisis de ansiedad es una reacción incontrolable que ocurre de forma repentina y suele caracterizarse por una aceleración brusca del pulso, que puede derivar en taquicardia, sensación de falta de aire o hiperventilación, mareos, sudoración, temblores, náuseas, etc.

A menudo los factores de personalidad, tales como el perfeccionismo, la exigencia y la necesidad de controlar y llegar a todo, nos hacen asumir demasiadas cosas, a veces sin poner límites. Las crisis de ansiedad nos avisan de que hay que cambiar algo en nuestra vida.

Hay que tener en cuenta que una crisis de ansiedad puede aparecer en cualquier momento y que lo habitual es que dure entre 5 y 30 minutos. Para evitar los ataques o crisis de ansiedad, o al menos hacer que se reduzcan, existen una serie de pautas que los profesionales recomiendan:

  • Aprender a controlar la preocupación. Se trata de un ejercicio diario que nos puede llevar unos treinta minutos, durante los cuales se tendría que pensar en todos aquellos asuntos que nos preocupan.
  • Aprender técnicas de relajación, ya sea meditación, relajación muscular o respiratoria. La relajación muscular por ejemplo es muy efectiva, se trata de contraer cada uno de los músculos del cuerpo desde los pies a la cabeza, relajándolos a continuación. Para el control de la respiración existen dos técnicas básicas provenientes del yoga. Son la respiración alterna y la respiración abdominal. Para la meditación solo se exige estar en un lugar relajado y silencioso un mínimo de 20 minutos.
  • Es recomendable realizar algún tipo de ejercicio de vez en cuando, porque libera serotonina, lo cual proporciona una agradable sensación de bienestar, y propicia el descanso posterior.
  • Tener una alimentación equilibrada, suficientes horas de descanso y evitar situaciones de estrés conocidas.
  • Si todos estos métodos son insuficientes, el remedio más utilizado es recurrir a una bolsa que colocaremos de manera que boca y nariz estén dentro de ella. Se deberá inspirar profundamente por la nariz y expirar lentamente por la boca hasta que nos tranquilicernos.

Es importante tener presente que los ataques de ansiedad no se prolongan durante mucho tiempo, es decir, suele tratarse de un estado transitorio que pasará de un momento a otro. Hay que transmitir a nuestro organismo que todo está bien y que todo tiene solución.

Si sufres crisis de ansiedad de manera frecuente, acude a un profesional, quien te ayudará a entender qué está provocándolas, con el fin de poder controlar las consecuencias e incluso mitigar esas crisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*