Coaching infantil | Una buena base para el futuro adulto

Post Type

Coaching Infantil


El “coaching”, un método de entrenamiento personalizado para impulsar a alguien a alcanzar sus metas, a potenciar sus habilidades y capacidades y a no desaprovechar sus talentos. Se ha extendido entre los adultos pero comienza a ponerse de moda también entre los niños. Es más, cuando se realiza desde la infancia, puede favorecer importantes aprendizajes para el resto de la vida y conseguir que sea más plena y feliz en la edad adulta.

En el mundo actual, es común que los niños se enfrenten a una inmensa presión. Siempre se espera de ellos que logren buenas calificaciones, que realicen actividades extraescolares, y que además, lo equilibren con la vida social y familiar. Pero si no son capaces de hacerlo, pueden experimentar una baja autoestima, pensamientos negativos y la pérdida de motivación para alcanzar sus propias metas.

El papel del coaching infantil es el de enseñarles a presentarse en su ambiente estudiantil con mucha más personalidad y a asumir sus responsabilidades de mejor manera, siendo también una ayuda para mejorar el rendimiento escolar. Además les ayuda a fijar metas, organizarse, establecer prioridades y a manejar mejor el tiempo.

La idea es posibilitar al niño a desafiar respetuosamente sus formas de pensar, actuar y relacionarse, con el fin de facilitarle el acceso a los resultados que espera para sí mismo. El coach es entonces un vínculo que facilita al niño expresar y liberar todo su potencial y ponerlo en práctica, a fin de obtener resultados más eficaces en su vida personal, familiar y escolar, de acuerdo a sus circunstancias.

Los problemas que pueden hacer útil vivir un proceso de coaching infantil son diversos: pérdida de motivación en el colegio, cambio de colegio o de barrio, falta de organización para enfrentar sus obligaciones escolares, relaciones familiares tensas o deterioradas, pérdida de amigos, deficientes habilidades de comunicación, falta de liderazgo, etc.

Es parte del coaching ayudar al niño y su familia a definir y lograr sus metas personales lo más rápido y fácilmente que sea posible.

La figura del coach educativo estaría indicada en colegios, institutos y universidades. Y en general, es aplicado a los alumnos, a partir de los 13 y 14 años, que es cuando tienen capacidad para responder adecuadamente a las preguntas que les haga el coach.