Cómo comprar una vivienda sin estresarse

Post Type

Comprar una casa es uno de los momentos más emocionantes de la vida de una persona, pero también es un proceso tan complejo que es común que algunas etapas causen estrés, como por ejemplo, la búsqueda de financiación. Por ello, conviene tener algunas técnicas para hacer que el proceso de compra de tu vivienda sea lo menos estresante posible.

  • Sobre todo, informarse. Antes de lanzarse a la compra de una vivienda, hay que asegurarse de que financieramente nos podemos permitir comprar una vivienda y saber cuánto podemos pagar como máximo. También, hay que familiarizarse con los conceptos fundamentales en el proceso de compra. Ser previsor y conocer el precio medio de las viviendas en la zona que nos interesa también es de mucha utilidad a la hora de negociar en el futuro. Investiga todas las opciones de financiamiento que existen en el mercado y elige la que más se adecua a tus necesidades.
  • ¿Cuál es la mejor opción?. Para muchos, el momento más complicado del proceso llega con la hora de buscar su casa ideal. No se trata de encontrar la casa de tus sueños, sino la ideal para cubrir tus necesidades, y por supuesto, adecuada a tu presupuesto. Investiga bien la zona que te gusta para conocer a qué precios se han cerrado las ventas. El precio de venta no siempre coincide con el valor de la casa. Por eso, es aconsejable conocer el motivo por el que el propietario vende su inmueble, alguno lo hace por necesidad y otro porque busca una casa más grande. La persona que venda su casa por dificultades económicas o porque se marcha de la ciudad va a poner un precio mucho más cercano al verdadero valor de mercado que alguien que no tenga ninguna necesidad de vender.
  • Ayuda profesional. Apóyate en un profesional inmobiliario experto en la zona donde quieras comprar. Te ahorrará al menos 70% del tiempo de búsqueda, pues evitará que pierdas el tiempo con viviendas que no encajan con tu perfil. También puedes apoyarte en un asesor hipotecario que te aportará seguridad en tu elección. Si prefieres hacerlo sólo, optimiza tu búsqueda: Define perfectamente tus necesidades de espacio y ubicación, así como un presupuesto realista. Si sabes lo que buscas, es más fácil encontrarlo.
  • Huye del factor miedo. Aunque se tenga más que respeto hacia la decisión de comprar una vivienda, no se tiene por qué pensar que no es el momento de comprar una. Lo que hay que hacer es tomar decisiones adecuadas y ajustadas a nuestra realidad económica y personal.
  • Mentalidad positiva. La compra de una casa puede ser, en ocasiones, frustrante. Quizá demos con la vivienda perfecta y hagamos una oferta por ella, sólo para darnos cuenta de que otro comprador ha actuado más rápido o ha realizado una oferta superior. En estos casos, es importante mantener una actitud positiva y centrada en conseguir el objetivo final. De vez en cuando, es necesario evaluar lo que realmente estamos buscando porque quizá no hemos sido del todo realistas o hemos pecado de ambición.

Recuerda que la compra de una vivienda, siempre que sea voluntaria y haya pleno convencimiento, es un momento de alegría e ilusión. No dejes que el estrés se adueñe de la situación.