La mudanza | Cómo combatir su estrés

Post Type

La mudanza | Estrés


Según algunos estudios, las mudanzas son la tercera situación que mayor estrés causa al ser humano, justo detrás de los despidos y de la pérdida de los seres queridos. La mudanza afecta de diferente forma según la edad, las circunstancias y la personalidad de cada uno.

Una mudanza puede generar un alto nivel de estrés, porque más allá de los avatares que ocasiona el hecho de tener que desarmar una casa y armarla en otro lado, comienzan a aparecer distintos miedos: miedo al cambio, miedo a lo desconocido, miedo a equivocarse, miedo a estar peor que antes…

Y es que mudarse significa romper con un modo de vida, con unos hábitos y un entorno familiar, pero tener miedo es natural y hasta sano, puesto que es una emoción que ayuda a analizar los riesgos y dificultades y nos predispone para resolver problemas y soluciones.

Si vas a realizar una mudanza, te sugerimos que tengas en cuenta algunas recomendaciones:

  • Planea con suficiente tiempo la mudanza, así se evitarán muchos conflictos y la sensación de estar perdido durante el proceso.
  • Contar con una empresa de mudanzas de confianza que ofrezca todas las garantías te ayudará a reducir el estrés durante todo el proceso. Llama a varias empresas y elige la que te de más confianza y te ofrezca mejores beneficios.
  • Los niños también pueden verse afectados durante una mudanza, por ello es importante que les hables de las mejoras que tendrán en la nueva casa y que sepan que en ella va a haber un espacio para ellos dónde podrán tener todas sus cosas. Plantéales el cambio desde un punto de vista positivo e incluso lúdico.
  • Deshazte de lo que no necesitas. La mayoría vamos acumulando cosas que no necesitamos o que ya no usamos. Este es el mejor momento para deshacerte de ellas.
  • Prepárate para ver mucho desorden. Es necesario aceptar que durante un tiempo habrá desorden, que será difícil encontrar algo, que se perderán cosas, etc. Si estás preparado para ello, la mudanza será más llevadera.
  • Crea una lista donde incluyas todas las tareas a realizar. En una mudanza tienes muchas cosas que recordar, por eso lo mejor es que te liberes de la presión de pensar y reflejarlo todo en una lista, así evitarás olvidar cosas importantes.

Lo mejor es entregarse, tener confianza en uno mismo, mantener el equilibrio, hacer placentero el traslado, organizarse con tiempo, pero sobre todo conservar el optimismo y mantener siempre una aptitud positiva. Visualizarse en la nueva residencia, puede ayudarnos a relajarnos y a vivir una mudanza con menos estrés.