¡Necesito unas vacaciones! | Cómo saber cuándo es urgente

Post Type

¡Necesito unas vacaciones!


Muchas personas trabajan excesivamente, acumulando estrés día a día, sin darse cuenta que tarde o temprano eso les pasará factura. El cuerpo y la mente, tarde o temprano, piden un descanso a gritos o que le des una actividad diferente a la habitual.

No se trata de irte de vacaciones un mes, algunas veces basta un solo día para ayudarte a meditar, relajarte y liberar el estrés acumulado.

Existen determinados síntomas que indican que necesitas tomarte al menos un día libre y dedicarlo para ti, para hacer lo que te gusta:

  1. Pérdida de emoción. Si últimamente te cuesta mucho levantarte para ir a trabajar o te sientes infeliz todos los días, es una clara señal de que necesitas un descanso.
  2. Falta de concentración y creatividad. Si no puedes concentrarte en algo concreto durante más de 10 minutos o te falta esa creatividad que siempre habías tenido. Por lo general, las personas después de regresar de unos días de vacaciones trabajan con mayor productividad y encuentran soluciones a problemas que creían no la tenían.
  3. Te enfadas por todo. Cuando empiezas a ponerle pegas a todo, cualquier comentario de tus compañeros te irrita o te molesta cualquier ruido. Estar irritable puede ser una señal de estrés y normalmente está atribuido al exceso de presión.
  4. Falta de productividad. Es un signo claro de agotamiento si tardas el doble de tiempo en hacer cualquier tarea o empiezas algo e inmediatamente lo dejas a medias y te pones con otra cosa.
  5. Insomnio y otros problemas de salud. Si tienes problemas para conciliar el sueño puede ser otra señal de alerta. Lo mismo ocurre si tienes frecuentes dolores de cabeza, espalda o estomacales. Meditar y salir de tu ambiente cotidiano puede ayudarte a dormir bien y a sentirte mejor.
  6. Malhumor. Hablas menos con tus compañeros, no te hacen gracias sus chistes y saltas a la mínima ocasión. La pérdida del buen humor puede ser un signo de que el cansancio está afectando tu estabilidad emocional.
  7. Dejas de lado a la familia. El trabajo, las actividades y responsabilidades a veces debilitan la relación con la familia. Un descanso, para reconectarte con ellos, puede ser bueno para la familia y para ti mismo.

Si tienes alguno/s de estos síntomas es hora de replantearte pedir unos días de vacaciones. Recargar pilas no es sólo un capricho, es más una necesidad.