Situaciones de estrés | Cómo afrontarlas

Post Type

Situaciones de estrés


Con frecuencia, ante una situación problemática o emocionalmente difícil, muchas personas tienden a esconderse y encerrarse en su mundo, sin saber muy bien cómo reaccionar o sin buscar soluciones para afrontarla.

Pasar por momentos difíciles, no sólo nos afecta mentalmente, sino también físicamente. Cada persona reacciona de manera diferente ante situaciones difíciles similares. En no pocas ocasiones, dependiendo de la persona, la actitud tomada puede ir de un extremo a otro de modo que, por ejemplo, mientras algunos suelen perder el apetito, otros aumentan su ingesta de alimentos de forma incontrolada.

Aparte de descuidar la salud y la apariencia física, muchas situaciones que de inicio sólo son “difíciles”, se pueden acabar convirtiendo en problemas serios e incluso crónicos, que suelen ir acompañados de dolencias tales como dolores de cabeza, mareos, vómitos, ansiedad, presión arterial elevada…

Las estrategias para afrontar el estrés buscan sobre todo prevenir o controlar los excesos llevados a cabo haciendo uso del entorno o de nosotros mismos. En los casos en los que la situación que genera el estrés es inevitable, el objetivo está en hacerle frente de la forma más saludable posible.

A continuación listamos algunas estrategias que pueden ayudar a afrontar las situaciones de estrés:

  1. Relájate. Participa en actividades que no te produzcan estrés y que te permitan renovarte física y psicológicamente, como pueden ser, unas vacaciones, practicar tu deporte favorito y algunas actividades de ocio.
  2. Resuelve los pequeños problemas. De este modo, puedes adquirir una sensación de control.
  3. Mantén una dieta saludable y sobre todo no abuses de la cafeína y el alcohol.
  4. Sé asertivo. Establece límites y aprende a decir que “no”.
  5. Organiza tu tiempo. Prioriza y estructura tus actividades y expectativas
  6. Ten expectativas realistas. Esperar demasiado de uno mismo puede generar mucha frustración. Evita el exceso de planes.
  7. Comparte tus emociones. Habla con un amigo o familiar con el que tengas confianza y con quien puedas expresar tus emociones.
  8. Anticipa las situaciones estresantes y prepárate. Imagina la situación estresante y practica tus respuestas y reacciones para estar preparado.
  9. Trata de ver los cambios como un reto positivo, no como una amenaza.