La informática ayuda a detectar la tendencia a la depresión

Post Type

La depresión y los trastornos relacionados con el estrés son las enfermedades mentales más comunes, ya que en Europa el 10% de la población está afectada por ellas. Además, los problemas de salud mental representan más de un tercio del coste de los sistemas de salud de todos los países de la Unión Europea y se prevé que en el año 2030 la depresión sea el principal motivo de discapacidad.

Para contribuir a la detección temprana de la depresión se ha creado OPTIMI , una herramienta informática que permite el estudio de variables fisiológicas y psicológicas utilizando técnicas de inteligencia artificial.

OPTIMI predice con una fiabilidad del 85 por ciento si la persona analizada tiene riesgo de caer en depresión. La herramienta se basa en redes neuronales artificiales y en la habilidad del individuo para hacer frente al estrés.

Profesionales de la Universidad Jaume I (Castellón) y de la Universidad Politécnica de Valencia han sido los encargados de desarrollar este proyecto y que actualmente se encuentra finalizando su primera fase de implantación

Según explica la directora del proyecto, Cristina Botella, “el proyecto OPTIMI está dirigido a aquellas personas que se encuentren en riesgo de entrar en depresión porque sufren mucha presión o estrés continuado como, por ejemplo, cuidadores de ancianos o personas con discapacidad, profesionales de los servicios de emergencia o personas a quienes se les vaya a terminar en breve la prestación por desempleo”.

En el transcurso de esta primera fase del proyecto se ha trabajado con un total de 95 voluntarios españoles, suizos y chinos. El objetivo fue el de integrar toda la información recogida y caracterizar a continuación el riesgo de caer en depresión de cada uno de ellos. En este análisis se encontraron patrones de comportamiento asociados con el estrés y la capacidad para superarlo.

Para hacer su predicción, el sistema integra información de dos tipos. Por un lado, datos fisiológicos, como el ritmo cardíaco, la calidad del sueño, la simetría en la actividad de los lóbulos cerebrales y los niveles de cortisol, una hormona asociada a situaciones de estrés. Por otra parte, la herramienta analiza también parámetros psicológicos resultantes de la elaboración de varios cuestionarios y de un diario electrónico elaborado por las personas que intervinieron en el estudio.

La segunda fase del proyecto tendrá la finalidad de desarrollar un sistema online que sea capaz de prevenir la depresión y aprender a hacer frente al estrés. Para ello se emplearán tratamientos preventivos basados en la Terapia Cognitivo Conductual Informatizada (CCBT) y los sensores de uso doméstico diseñados en OPTIMI.

Esta segunda fase del proyecto, que se realizará simultáneamente en Reino Unido y en España, incluye los ensayos clínicos necesarios para comprobar la eficacia del tratamiento preventivo por medio de herramientas TIC. La Universitat Jaume I de Castellón y la Universidad de Valencia han empezado el reclutamiento de un centenar de personas desempleadas, que serán los primeros en utilizar el nuevo programa informático para prevenir la depresión y aprender a manejar el estrés.