Leer | Beneficios terapeuticos mayores que los de algunas medicinas

Post Type

Leer | Beneficios terapéuticos


Cada vez más psicólogos recomiendan determinadas lecturas para luchar contra depresiones y otros problemas acuciantes en la actualidad. Así nace una nueva técnica llamada el “bibliocoaching” que combate las nuevas enfermedades psicológicas y que cada vez aplican más terapeutas convencidos de que la lectura, en muchos casos, puede ser más eficaz que la medicina tradicional.

Emilie Devienne, autora de un ensayo consagrado en nuevas técnicas terapéuticas, explica en su trabajo: “Hay crisis, enfermedades, que no pueden resolverse tomando pastillas, que alivian el problema, pero no lo cortan en su raíz. En muchos casos, un buen libro, un libro adaptado a los problemas del paciente, puede ser muy eficaz” y termina diciendo que “un libro puede ayudar a un paciente sirviéndole de espejo, para devolverle una serenidad indispensable, ayudándole a reconquistar su vida interior, ganando fuerzas para seguir luchando”.

Pero no todos los libros sirven para curar todos los problemas. Cada persona, cada crisis, requiere un tratamiento especializado. Por ejemplo, “El viejo y el mar” de Ernest Hemingway, puede ser eficaz en los casos de hombres aquejados por el paro prematura a una edad avanzada. Las novelas de Jane Austen sirven para tratar problemas amorosos. El “Si” de Kipling es eficaz para combatir el pesimismo y “La isla del tesoro” de Stevenson se recomienda para dar a los jóvenes en el paro razones para creer y seguir luchando.

De todas formas, no hay libros milagrosos. Cada terapeuta trata los problemas de sus pacientes con los libros que considera más oportunos. De entrada el libro aconsejado debe permitir al paciente reconocerse o reconocer algunas de sus dolencias. Por ejemplo, a un paciente depresivo que tiende a verlo todo negro, sería sensato aconsejarle libros que le ayude a descubrir nuevos horizontes.

Recientemente, investigadores de la Universidad de Liverpool, en el Reino Unido encontraron que leer a Shakespeare, T. S. Eliot, Wordsworth, John Donne, Philip Larkin, Henry Vaughan, Elizabeth Barrett Browning y otros grandes de la literatura ayuda a estimular la mente.

El estudio encontró que la función del cerebro se “dispara” justo en el momento en que el lector se topa con palabras que no está acostumbrado a leer o con frases complejas, lo cual estimula la atención del lector, mientras que cuando lee el mismo contenido pero en un lenguaje con términos con los que se siente familiarizado la actividad disminuye.

Los investigadores hallaron, además, que el género de la poesía podría ser usado como complemento en aquellas personas que reciben terapia psicológica, por lo cual los investigadores han propuesto reemplazar los libros de autoayuda por los de poesía. Según esto, la poesía es más útil durante el proceso de la terapia debido a que la misma afecta al hemisferio derecho cerebral, en el cual se guarda información de la biografía de la persona. Los estudiosos encontraron que la lectura de la poesía en este caso ayuda a la reflexión de los recuerdos personales y permite analizarlos desde otro punto de vista.

Fuente: ABC