El estrés en el embarazo puede afectar a la obesidad del hijo en la edad adulta

Post Type

Que el entorno fetal y posfetal puede tener efectos condicionantes a posteriori en el desarrollo de ciertas patologías en el niño, es algo que los expertos vienen advirtiéndonos basándose en serios y meticulosos estudios.

En esa línea, un nuevo estudio de la Universidad Navarra afirma que el estrés en el embarazo puede tener relación directa con el desarrollo de patologías relacionadas con la obesidad en los niños al alcanzar la edad adulta.

Coincide que hablamos de dos problemas con cada vez más presencia en nuestra actual sociedad, el estrés y la obesidad. Además de los problemas que pueden surgir de forma imprevista, hoy en muchas mujeres se esfuerzan por llevar de forma óptima los asuntos del trabajo, de la casa y de la familia, algo que hace muy complicado el llevar un estilo de vida relajado. Por otro lado y en parte relacionado también con ese ritmo de vida al que nos sometemos, la obesidad está cada vez más presente en nuestra sociedad y desgraciadamente, cada vez desde edades más tempranas.

Siendo conscientes de estos graves problemas sociales y sin relación aparente, el estudio de la Universidad de Navarra ha encontrado un vínculo entre ambos durante el período del embarazo:

“La creciente prevalencia de la obesidad no puede ser atribuible únicamente a factores genéticos o a la mala nutrición, sino también al estilo de vida y a factores ambientales adversos”, explica Javier Campión, investigador principal del estudio.

…Dichos factores ambientales podrían impactar sobre los mecanismos epigenéticos, que son responsables del control de los genes más allá del propio código genético», señala.

El estudio de laboratorio, llevado a cabo con ratas, tiene como objetivo determinar el efecto en ratas adultas del estrés crónico moderado durante la última semana de desarrollo embrionario sobre los cambios fenotípicos, bioquímicos y hormonales.

Los investigadores estudiaron dos grupos de ratas, con y sin estrés, y se examinó en sus descendencia cualquier alteración en los genes relacionados con la obesidad y el metabolismo de los glucocorticoides, en el tejido adiposo blanco.

“La conclusión general obtenida fue que una situación adversa durante el desarrollo intrauterino podría llevar a los animales, debido a la ingestión de una dieta hiper-calórica, a experimentar un mayor aumento de la grasa corporal y a alteraciones bioquímicas, hormonales y genéticas”, dijo Campión.

Ciertamente y a pesar de las advertencias de numerosos expertos respecto a los efectos negativos de una vida estresante para cualquier persona, muchas mujeres embarazadas viven a este ritmo hasta casi el día de dar a luz, ignorando que si bien lo efectos pueden no ser visibles, si pueden serlo para sus hijos.

“Una vida saludable durante el embarazo no sólo consiste en una buena dieta, con una buena provisión de vitaminas y minerales, sino también en vivir una vida tranquila, sin estrés”, agregó Campion.

Estudio publicado en la revista ‘Stress’.


Fuente: www.dnaindia.com : Prenatal stress linked to development of obesity-related pathologies – Apr. 10, 2013 [http://www.dnaindia.com]