El síndrome de piernas inquietas empeora con el estrés y algunos excitantes

Post Type

El síndrome de piernas inquietas


El síndrome de piernas inquietas, también conocido como RLS (Restless Legs Syndrome) es un trastorno neurológico del movimiento caracterizado por la necesidad irresistible de mover las piernas y por sensaciones desagradables y molestas en las extremidades inferiores, generalmente muy molestas, y que algunos pacientes describen como dolorosas.

Los síntomas de esta enfermedad incluyen sensaciones de adormecimiento, hormigueo, sensación de cambios de temperatura o pinchazos en las piernas, especialmente al reposar en una cama o estar sentado. Se alivian sólo caminando o doblando las piernas y en ocasiones aparece como efecto secundario de otra enfermedad, como la anemia o la neuropatía diabética.

El síndrome de las piernas inquietas se presenta más frecuentemente en mujeres, personas de mediana edad y en adultos mayores y se conoce que puede ser hereditario. Esta afección empeora con el estrés y algunos excitantes como la cafeína o incluso el fumar y su causa se desconoce en la mayoría de los pacientes.

Al no poder descansar bien este problema acusa una disminución del sueño (insomnio) y por consecuencia del descanso, lo que empeora la calidad de vida. Todas estas circunstancias, pueden llevar a la ansiedad o depresión. Por eso, es importante realizar un diagnóstico temprano y un tratamiento correcto que prevenga la aparición o el agravamiento de esta enfermedad.

El tratamiento está orientado a reducir el estrés y ayudar a la relajación muscular. Las siguientes técnicas y consejos pueden ayudar:

  • Ejercicios de estiramiento suave y masajes en los músculos de las piernas
  • Darse una ducha caliente antes de ir a la cama
  • Reducir o eliminar el consumo de cafeína, alcohol y tabaco
  • Tener un hábito adecuado del sueño (respetar y mantener los horarios para levantarse y acostarse)
  • Las terapias físicas y de rehabilitación (como el yoga) pueden ser útiles para mantener el cuerpo en forma y además mejorar el componente psicológico y emocional que acarrea la enfermedad
  • Hacer ejercicio físico a diario y mantenerse ocupado
  • Es muy importante tener una dieta sana y equilibrada
  • Las medicinas para el resfriado pueden hacer empeorar los síntomas

Este síndrome no es peligroso ni es señal de un trastorno serio, sin embargo, puede ser molesto y perturbar el sueño, lo cual puede afectar a tu calidad de vida.