Agorafobia | Fobia a los espacios abiertos y algo más

Post Type

Agorafobia

La agorafobia es comúnmente conocida como la fobia a los espacios abiertos, especialmente espacios públicos. De hecho, etimológicamente, a esta fobia la identifica el término griego “ágora”, que significa “plaza”.

Sin embargo, quien padece agorafobia sufre de un trastorno de ansiedad que puede derivar en auténticos episodios de pánico ante situaciones en las que: escapar puede resultar difícil, estarían solas en espacios públicos, estarían en lugares abiertos con aglomeraciones, estarían en lugares que puedan parecerle inestables (como un puente)… Lógicamente, una persona que padece de agorafobia evita todas estas situaciones.

La situación de tensión es tan intensa que la persona agorafóbica necesita de la compañía de otras personas para poder superar, al menos temporalmente, su ataque de ansiedad.

Cuando los episodios de pánico son recurrentes, se produce una intensa aprensión a tener ataques, lo que desencadena la llamada ansiedad anticipada o miedo al miedo, algo que infiere seriamente en la vida de estas personas, tanto o más que los propios ataques de agorafobia.

Las personas con una agorafobia intensa ven condicionada negativamente sus vidas en muchos aspectos (laboral, social, emocional…) y pueden ser totalmente dependientes para todo aquello que se salga de su zona de seguridad.

Generalmente, los agorafóbicos se limitan a una “zona de seguridad”, que en muchos casos no excede de los límites de su casa o su comunidad. Más allá de esos límites, cualquier movimiento significa un aumento proporcional de la ansiedad. Incluso, dentro del perímetro de seguridad, la mayoría de los agorafóbicos pueden tener episodios de pánico varias veces al mes.

Las causas exactas de este trastorno son desconocidas, pero pueden provenir de situaciones pasadas, vividas en primera persona o como resultado del efecto imitación. La agorafobia puede nacer de una situación de pánico real, que se agudiza por el miedo a que dicha situación o situaciones similares pudieran repetirse.

Se trata de una fobia que se da más en mujeres que en hombres y se suele originar en individuos con más de 20 años de edad.