Talasofobia y otras fobias relacionadas con el mar

Post Type

Talasofobia y más


La talasofobia (cuyo prefijo proviene del griego: ‘thalassa’ – ‘mar’) consiste en el temor irracional y patológico al mar, tanto en contacto directo como en forma de viajes en barco u otro transporte marítimo. Se trata de una fobia clínica, que a menudo acompaña a otros trastornos de ansiedad.

Los síntomas de la talasofobia pueden ser sudoración excesiva, sequedad de boca, náuseas, sensación de mareo, temblores, palpitaciones, incapacidad de hablar o pensar claramente, etc.

Se dice que la película ‘Tiburón’, dirigida por Steven Spielberg y estrenada en 1975, hizo que muchas personas desarrollasen este miedo irracional al mar que hasta entonces no lo habían experimentado, aunque dicha fobia, la fobia a los escualos, recibe el nombre de ‘selacofobia’.

Pero existen otras fobias que están directamente relacionadas con el mar y que a quienes las padecen no pueden disfrutar de unas vacaciones en la playa como lo hace la mayoría:

  • La ‘quimofobia‘ se define como un persistente, anormal e injustificado miedo a las olas o a los movimientos ondulatorios.
  • La ‘ictiofobia‘ se define como un persistente, anormal y injustificado miedo a los peces o al pescado. Este trastorno se considera una fobia específica inusual y sus síntomas son similares a los de cualquier otra fobia (respiración entrecortada, sudoración, náuseas, mareos, etc.). Es difícil encontrar la causa de la ictiofobia, aunque en muchos casos se debe a un incidente en la infancia con peces o pescado.
  • La ‘bathofobia‘ por su parte, es el miedo anormal e injustificado a las profundidades y como en muchas otras fobias, este temor comienza a ser perjudicial para cuando nos limita para hacer aquello que deseamos. Una persona que teme a las profundidades, en algunos casos, puede deberse a que tuvo una experiencia traumática en el pasado, y en otros casos, es debido a la exposición a historias o noticias aterradoras.
  • La ‘ablutofobia es el miedo persistente e irracional a la acción de lavar o bañar con agua. Generalmente, las personas que padecen de ablutofobia temen que dicha acción se produzca sobre ellos mismos.

Entre los posibles tratamientos eficaces para superar estos miedos y evitar que limiten el disfrute del mar, están la psicoterapia y la hipnoterapia.