Miedo y ansiedad | Una combinación nada deseable

Post Type

Miedo y ansiedad


Numerosos estudios vienen demostrando desde hace años que el miedo puede afectar al ser humano y a ciertos seres vivos hasta el punto de paralizarlos. En el caso de los seres humanos, si a esta peligrosa reacción le sumamos episodios de ansiedad, podemos estar hablando en ocasiones de situaciones especialmente duras y difíciles.

El miedo y la ansiedad, en muchas ocasiones, van dados de la mano y pueden llegar a mermar seriamente la actividad del individuo que los padece, basta con imaginar, por ejemplo, a una persona maltratada (especialmente si se trata de maltrato físico) para comprender algo mejor lo que padece.

El estrés, por supuesto, forma también parte de muchas situaciones donde el miedo está presente y donde la reiteración de las circunstancias que provocan ese miedo, es caldo de cultivo para la aparición de dolencias o enfermedades de tipo psicológico y físico. Todos en algún momento (o en varios) tenemos miedo a algo, pero cuando este miedo se prolonga o incluso se cronifica, la situación se puede volver un condicionante negativo para afrontar el día a día, existiendo mayor probabilidad de secuelas de tipo psicológico.

No siempre hay un orden establecido en cuanto a la existencia de miedo y ansiedad, pudiendo ser antes uno que otro e incluso iniciarse ambos de forma paralela sin causa común. Lo que sin duda es cierto, es que la combinación de ambos agrava su intensidad. Una persona con miedo/s constante/s puede ir desarrollando un alto nivel de inseguridad, lo que la hace más vulnerable ante las adversidades y por tanto, más proclive a padecer episodios de ansiedad (entre otras muchas patologías que pueden surgir).

Los especialistas procuran evitar las situaciones que desemboquen en miedo o ansiedad, pero si esto no es posible y ya se producen, siempre intentarán detectar la causa, abordarla y mitigarla. Por supuesto, el seguimiento en todos los casos puede servir no sólo para verificar la evolución positiva, sino también para evitar que se cronifique y se junten varias patologías que agraven la situación (ya de por sí delicada en ciertos casos).

Si se padecen miedos o ansiedad, se deben combatir para ganar en salud física y emocional, pero también para evitar combinaciones más graves que hayan más tormentosa la situación y más difícil de solventarla.