Niños estresados | Causas de una realidad en aumento

Post Type

Niños estresados


Los niños sufren de estrés cuando no pueden reconocer y controlar algunas circunstancias, lo que conlleva a la aparición de cambios psicológicos y físicos que trastocan su equilibrio natural. En realidad, no hay mucha diferencia del estrés que se origina en las personas adultas.

Normalmente, los niños tienen estrés por los cambios que sufren en su vida. Son adaptaciones que deben superar para poder dar paso a nuevas etapas. Los cambios que se dan en cada transición, son los que producen el estrés, haciendo que los niños tengan comportamientos distintos a los que normalmente tienen.

El divorcio de los padres puede provocar en los niños situaciones angustiosas, de ansiedad, lo que les lleva a un descontrol de emociones y pensamientos, derivando en ansiedad y/o estrés.

Pero no sólo el divorcio afecta emocionalmente al niño, en la familia siempre hay discusiones y tensiones entre los progenitores y los niños son conscientes de ellas. Es fácil que el estado de ánimo de los niños varíe según la situación emocional entre los padres, por tanto que es necesario que estos controlen todas las conversaciones que se desarrollan delante de sus hijos.

Otras de las causas que puede derivar en estrés para los niños puede ser la asimilación y las circunstancias en el colegio, en diferentes aspectos (encajar con el resto de niños, los deberes, los cambios de colegio…). En el colegio, las reglas y normas son distintas a las que hay en casa y a esto los niños deben adaptarse, para lo cual, en no pocos casos, ayudarles puede suponer la diferencia entre tener la seguridad necesaria para conseguirlo o, por el contrario, convertirse en una situación angustiosa, difícil de controlar y que puede derivar incluso en estrés.

Actualmente, las clases extraescolares están cobrando protagonismo, en la mayoría de los casos, con el afán de dar a los hijos la máxima educación posible, pero no siempre se hace en la medida adecuada y los niños, quienes deben aprender el sentido del esfuerzo, a veces también experimentan un sobre esfuerzo, y hay que tener en cuenta que son más vulnerables. No se ha de olvidar que los amigos o disfrutar de algún hobby, les ayuda a liberar y desarrollar la mente a otros niveles, por ello, hay que procurar el equilibrio entre la educación/formación y la alegría y energía del niño.

Para evitar que los niños estén estresados, es recomendable tener en cuenta lo siguiente:

  1. Los padres deben hablar con sus hijos si perciben cualquier complicación en el colegio o algún problema en su ámbito social.
  2. Ayudar a los hijos a relajarse con música, actividades físicas suaves y controlando la respiración.
  3. Promover que el niño realice actividades en solitario, como por ejemplo leer, pintar o tocar algún instrumento musical (lo que le permite expresar su creatividad e imaginación).

En los casos en los que no sea suficiente la asistencia de los padres, siempre es recomendable acudir a un profesional cualificado en busca de consejo o asesoramiento. Profesores, por su contacto diario con los niños y psicólogos, por su especialización, puede ser de gran ayuda para preparar a sus hijos ante los cambios, además, en muchas ocasiones, una actitud preventiva moderada, hará que las acciones a tomar sean mucho menos profundas.