En que consiste el rafting | Descubre esta actividad desestresante

Post Type

En que consiste el rafting


Los deportes de aguas bravas han ganado muchos adeptos en los últimos años. De todos ellos, el rafting es uno de los más extendidos y el más adecuado para los principiantes.

El rafting consiste en el descenso de los rápidos de un río en un bote de goma. Se trata de una actividad que se realiza siempre en grupo, lo que garantiza la diversión.

La palabra rafting, proviene del término en inglés raft, que significa balsa. Los pioneros de esta actividad comenzaron su andadura en Estados Unidos, en el río Colorado, con motivaciones que mezclaban el espíritu de aventura con el interés turístico. La introducción del rafting como deporte en España fue en los años ochenta, de la mano de deportistas franceses que aprendieron las técnicas en Canadá.

El rafting es una actividad que se realiza siempre en grupo, donde todos los tripulantes de la balsa reman y orientan su peso de manera coordinada para recorrer los rápidos y mantenerse a flote. La cantidad de personas que sube a cada barca varía según su tamaño; un número estándar es de seis u ocho tripulantes. La dirección de los movimientos queda a cargo del guía, quien debe conocer al detalle cada parte del río y tener conocimientos de primeros auxilios.

No es necesario unos profundos conocimientos técnicos o una preparación física excepcional, es apto para casi todo el mundo, ya que la labor más difícil recae sobre el guía; es quien se encarga de llevar la balsa mientras el resto de la tripulación sólo tiene que seguir sus instrucciones para facilitarle la labor y hacer de la bajada una experiencia única.

España es un país ideal para la práctica de este deporte debido a que es muy montañoso y la climatología acompaña. La temporada de rafting, puede comenzar en marzo, coincidiendo con el deshielo y prolongarse hasta septiembre. Los ríos deben tener un caudal abundante y un desnivel apropiado, sin saltos de agua demasiados pronunciados. Si además se encuentran en un paraje natural de particular belleza, harán de nuestra experiencia un momento inolvidable. Los mejores ríos se concentran en el Pirineos Central, donde más acumulo de nieve se mantiene año tras año.

Los practicantes tienen que llevar siempre un casco de protección, chalecos salvavidas y palas, con las que pueden maniobrar por las aguas mientras dura el descenso. Además, están sujetos en todo momento por unas cinchas que les cogen de los pies mientras van sentados en el borde de la embarcación.

El rafting no presenta especiales contraindicaciones, es bueno para todo el mundo y es la excusa perfecta para olvidarse de todas las tensiones y el estrés cotidiano y lanzarse a una aventura intensa que nos recargará de energías.

Y como afirman muchas de las personas que practican deportes que exigen un plus de actividad: “es cuando acabas, cuando sientes una indescriptible sensación de relajación, como si te hubieses liberado de algo que te sobraba”.