Hacer senderismo | Una actividad de bienestar en contacto con la naturaleza

Post Type

Aunque siempre es buen momento para practicar senderismo, lo cierto es que con la ida de las lluvias y la aparición del sol, es cuando muchas más personas salen a caminar: por la calle, por el parque, por el campo…

Pero, en realidad, cualquier paseo no se puede catalogar como senderismo, incluso no todo aquel paseo por la naturaleza se puede considerar senderismo.

Aunque, en términos generales, se considera “senderismo” al hecho de caminar con ánimo recreativo y que favorece una buena condición física, oficialmente, “senderismo” se define como:

Actividad deportiva que consiste en recorrer senderos campestres.

Real Academia de la Lengua Española

El senderismo, una especialidad del montañismo, es una actividad deportiva no competitiva que se realiza sobre caminos balizados y homologados por el organismo competente de cada país.

Wikipedia

Además de favorecer una buena salud, el senderismo es económico y no requiere el uso de ningún equipo especial. Otra gran ventaja es que el senderista puede elegir sus rutas y las distancias a recorrer, de modo que puede gestionarse su tiempo según necesidad o deseo.

La clave está en las piernas y en el estado físico en general. Cuanto más en forma se esté, más recorrido se puede hacer. Pero como en toda activad física, cuanto más vayamos acostumbrando nuestro cuerpo al senderismo, mayor capacidad de aguante irá adquiriendo.

Aunque no está considerado una actividad deportiva competitiva, el senderismo si se considera deporte y quienes lo practican a este nivel, suelen desarrollar una envidiable condición física, en muchos casos, también emocional, gracias al contacto con la naturaleza.

Afortunadamente, el senderismo es una actividad que se puede practicar por todo aquel que tenga la capacidad de poner un pie delante del otro y caminar, e incluso por muchas personas que tienen algún problema físico y que quieren superarse más allá de las dificultades.

En no pocos casos, quienes empiezan a practicar el senderismo y les engancha, pueden ir ampliando su interés por otras actividades relacionadas, tales como la supervivencia, la escalada, el montañismo, el camping…

Por último, no podemos olvidar la función desestresante del senderismo, pues además de lo sano de estar en contacto con la naturaleza, ofrece la oportunidad de evadirse de los problemas y valorar más lo natural frente a lo material que tantos quebraderos nos provoca.

Hacer senderismo es cuestión de probarlo sin mucho pensarlo; a quien le enganche, probará en más ocasiones y puede que en encuentre en este una importante forma de ocio, agradable y saludable.