¿Qué es stretching? | Las virtudes del estiramiento

Post Type

Qué es Stretching


La palabra stretching (estiramiento) ya dice por sí misma en qué consiste esta práctica: es una técnica corporal que a través de la colocación del cuerpo en distintas posturas, se trabaja el estiramiento, la apertura y la relajación de diferentes partes del cuerpo.

La flexibilidad es una cualidad física de evolución naturalmente inversa desde el día en que nacemos, es decir, se parte de un grado máximo de flexibilidad (en la niñez) para ir disminuyendo con cada año que pasa, hasta llegar a limitarnos de forma considerable en ciertos casos y edades.

El ejercicio físico incrementa la flexibilidad y el tono muscular, ayudándonos a mantener una postura adecuada. La flexibilidad incide de forma directa sobre los músculos y tendones, que poco a poco se van poniendo rígidos, perdiendo elasticidad e incluso aunque se hagan más fuertes, se harán más cortos. Para impedir que esto suceda, podemos trabajar nuestra flexibilidad mediante la práctica del stretching.

Los estiramientos mantienen los músculos flexibles, los prepara para el movimiento y les devuelve a las articulaciones su amplitud natural de desplazamiento.

¿Qué beneficios tiene el stretching?

  • Aumenta nuestra elasticidad, resistencia y flexibilidad.
  • Evita lesiones comunes, como tirones musculares, torceduras, tendinitis…
  • Puede ayudarnos en problemas tan variopintos como la escoliosis, síndrome del túnel carpiano, gases, insomnio, menstruación, ciática, estrés, dolor de cabeza, dolor de espalda…
  • Reduce la tensión muscular y relaja el cuerpo.
  • Mejora la coordinación de movimientos.
  • Beneficia el funcionamiento del sistema circulatorio, respiratorio, digestivo y nervioso, aportándonos un beneficio integral.
  • La respiración, profunda y concentrada, despeja la cabeza, lo que resulta beneficiosos después de un día ajetreado.

¿Cuándo podemos practicar el stretching?

  • Siempre al terminar de hacer ejercicio.
  • Después de calentar, sobre todo si el deporte que se va a practicar incluye cambios de dirección y/o velocidad.
  • Cualquier momento del día es bueno: en el trabajo, al levantarse, antes de ir a la cama…
  • Estirar, al menos, 3 o 4 veces por semana para mantener la flexibilidad.
  • La única contraindicación del stretching es la de evitar practicarla cuando ha habido una intervención quirúrgica reciente (menos de 1 mes) e importante. Por lo demás, el stretching no tiene ninguna contraindicación, ya que se trata de un método suave y progresivo, que se lleva a cabo de manera inteligente y teniendo en cuenta los límites que puedan surgir.

Todos podemos aprender a estirarnos sin importar la edad ni la flexibilidad. No es necesario poseer una condición física extraordinaria. Todo deportista, persona activa o sedentaria debería incorporar a su vida una rutina de stretching que le permitirá una mejor calidad de vida.