Ventajas de ir al gimnasio regularmente

Post Type

Los gimnasios saben que una buena época en la que aumentan sus clientes, es la próxima al verano, en la que nos desprendemos de la ropa que nos protege del frío y que al mismo tiempo disimula los kilos que nos sobran o la falta de tonificación que nos falta.

Pero lo cierto es que si vas al gimnasio durante dos meses antes del verano, no vas a conseguir milagros, sobre todo porque el fin que buscas exige más tiempo y más voluntades que esa.

Cualquier profesional sanitario experto en la materia te confirmará que el cuerpo ha de pasar por ciertas fases antes de comenzar la fase en la que el trabajo realizado es estéticamente apreciable (porque no hablamos sólo de adelgazar). Y aunque ir dos meses al gimnasio es mejor que no ir ninguno, lo cierto es que si luego no continúas o si al mismo tiempo no tomas otras medidas, los resultados serán poco apreciables y duraderos.

Las ventajas de ir al gimnasio regularmente son numerosas y sobre todo si cuentas con el asesoramiento de un profesional especializado (muchos gimnasios incluyen dicho servicio dentro del precio de la matrícula):

  1. Moldeas tu cuerpo de forma natural y progresiva, y no a marchas forzadas.
  2. Acostumbras a tu cuerpo a tener activad y de este modo, él mismo te la pedirá.
  3. Liberas las tensiones físicas y mentales del día a día.
  4. Haces más difícil que algunos excesos (ej. navidad, bodas…) te pasen factura.
  5. Si se te presenta un período, no muy largo, en el que no puedes ir al gimnasio, al tener tu cuerpo acostumbrado, luego te será más fácil retomar la actividad física.
  6. Te rodeas de personas que como tú, desean ser constantes con el ejercicio físico.
  7. Ganas en energía y fuerza.
  8. Ganas en salud a medio y largo plazo.
  9. Y sí, debido sobre todo a lo anterior, puedes ganar también en autoestima y confianza en tu cuerpo.

A todo esto, hemos de añadir algo que no podemos pasar por alto, tus hábitos alimenticios, que también están directamente relacionados con tu salud y tu tono físico. Sin duda, una combinación de ambos, gimnasio + buenos hábitos alimenticios, es una actitud ideal que te aportará muchos beneficios físicos y mentales.

De modo que no pienses tanto en los meses de verano, en los que tu cuerpo está a la vista de los demás y apúntate para mucho tiempo. Piensa que ir a un gimnasio regularmente es una de las mejores ‘inversiones’ que puedes hacer, porque estarás invirtiendo en lo más importante en tu vida, estarás invirtiendo en ti.

Y como siempre te decimos, ante cualquier duda, lo mejor que puedes hacer es asesorarte por profesionales cualificados, y por supuesto, evita ‘hacer barbaridades en dos meses’.