Yoga Antigravedad | Una variante especialmente beneficiosa

Post Type

Dentro de la práctica del yoga puedes encontrar infinidad de variantes, pero en la actualidad hay una que está causando furor en Estados Unidos y poco a poco va tomando más adeptos por todo el mundo. Se conoce como “Yoga Antigravedad

El yoga antigravedad fusiona yoga, pilates, danza y gimnasia acrobática y consiste en una serie de ejercicios en suspensión sobre una hamaca anclada al techo (tela anclada en dos puntos y con una distancia mínima hasta el suelo), que permite ejercitar toda la musculatura, con la agradable sensación de moverse sobre un columpio o trapecio.

Su creador, Christopher Harrison, descubrió que trabajando suspendido sobre una hamaca, se aligeraba la presión sobre las articulaciones, alineando las vértebras de la columna vertebral sin realizar casi ningún esfuerzo. La técnica fue creada originalmente para los atletas y gimnastas y desde entonces ha sido modificada y perfeccionada para cualquier tipo de deportista, aficionado o profesional.

Algunas de las mejoras destacadas que aporta el yoga antigravedad son: la del sistema circulatorio y linfático, la flexibilidad muscular, el equilibrio y la agilidad, alivio del estrés, distensión y alineación de la espalda…

Aunque hablamos de una práctica totalmente beneficiosa, no es recomendable para personas que padecen glaucoma, presión alta, enfermedades coronarias; tienen prótesis en alguna articulación o alguna cirugía de la columna vertebral; ni para mujeres embarazadas.

Participar en una clase de Yoga Antigravedad puede ser una estimulante y terapéutica experiencia grupal. Es una forma diferente, divertida y efectiva para mantener tu cuerpo en forma. Si tienes ganas de probar algo nuevo para relajarte y aportar beneficios a tu cuerpo, esta técnica es una buena opción.