Campamentos en verano | Descanso y aprendizaje

Post Type

Campamentos en verano


Cuando llega el verano, los padres se plantean cómo ocupar el tiempo libre de sus hijos: con los abuelos, con canguro, en escuelas… Pero muchos no se atreven con la opción del campamento de verano, sin duda, una de las experiencias más divertidas, instructivas e inolvidables que puede vivir un niño o adolescente.

El éxito de los campamentos de verano es tal, que más de un millón de niños y adolescentes los disfrutan cada año. La oferta crece conforme exige la demanda y hoy en día existen variadas opciones para apuntar a los niños a distintos campamentos: los hay para aprender idiomas, ideales para sumergirse en el aprendizaje de una nueva lengua o para perfeccionarla; con actividades multiaventuras, como el tiro con arco, rafting, tirolina, descenso en río… ideales para los más atrevidos; campamentos en playa; campamentos en montaña; campamentos urbanos, etc. Sólo hay que buscar el más acorde para el niño.

Para los que deseen pasar un verano inolvidable fuera de su país, existen otras alternativas en otros países tales como Irlanda, Inglaterra, Canadá o Francia, destinos ideales para realizar un campamento con fines idiomáticos y especialmente indicados a partir de 14 o 15 años.

Los campamentos de verano son una oportunidad perfecta para que los niños aprendan valores muy importantes para su día a día y para que desarrollen sus habilidades sociales, ya que durante el tiempo que duran – de un fin de semana a un mes – estarán fuera de su entorno habitual y tendrán que relacionarse con otros niños, sin contar con sus padres o las personas que normalmente componen su entorno más cercano.

El objetivo de los campamentos es que los niños aprendan, se diviertan y lleven toda la experiencia adquirida a su vida cotidiana. Los campamentos son beneficiosos para:

  • Fomentar la autonomía y libertad del niño. Les enseñan a realizar cosas por sí solos, aprenderán a vestirse, comer solos, asearse y colaborar en tareas domésticas entre otras cosas.
  • Potenciar la autoestima del niño. Tendrá que realizar determinadas tareas que le beneficiarán no solamente a él sino a su grupo de compañeros.
  • Conocer y convivir con otros niños y hacer amigos. Compartir experiencias con otros niños le ayudará a relacionarse mejor y a expresar sus deseos y necesidades.
  • Respetar las normas de convivencia. Lo que acercará al niño a las normas de educación de la vida diaria.
  • Aprender a desenvolverse en un grupo. Trabajar en grupo y, con ello, a convivir, a escuchar las opiniones de los demás y a respetarlas.
  • Crear y participar. Mediante las actividades que van a realizar dentro del campamento, tendrá la oportunidad de descubrir aficiones y hobbies.

Estos campamentos también permiten a los padres que el verano no se les haga cuesta, ya que durante el invierno están acostumbrados a otro ritmo. También permiten que padres e hijos estén unos días distanciados, lo que suele ser favorable para ambas partes: el niño aprenderá nuevos valores a la vez que valorará lo que tiene en casa y los padres podrán ver cómo su hijo empieza a defenderse en nuevos entornos, mientras ellos renuevan energías.

¡No tengas miedos infundados e infórmate!, la oferta es variada y atractiva y la profesionalidad de los responsables ayuda a que una vez que se prueba, se desea repetir, sobre todo, por las emociones con las que el niño vuelve a casa.