Isla Formentera | Baleares te recibe con un paraíso

Post Type

Isla Formentera | Baleares


Para pasar unos días alejado de las prisas del día a día y del estrés del trabajo, Formentera es probablemente el lugar perfecto. Un pequeño paraíso en pleno Mar Mediterráneo que ofrece la posibilidad de disfrutar de la paz y la tranquilidad en plena naturaleza, con un clima muy agradable durante la mayor parte del año, y con unas playas y un litoral espectacular.

Sólo se puede llegar a Formentera en barco, desde Ibiza. Esta inaccesibilidad la convierte en un lugar tranquilo donde huir del estrés y de la masificación. Pero si por algo es especialmente famosa Formentera, es por sus playas, que se extienden a lo largo de más de 20 kilómetros en forma de coquetas calas de arena blanca y aguas cristalinas de un azul impresionante, donde es posible practicar todo tipo de deportes náuticos. El secreto de la existencia de este mar cristalino y de las largas playas de Formentera que la diferencian del resto del Mediterráneo, es la pradera de posidonia que rodea la isla, una depuradora natural que limpia el agua y permite la sedimentación de la arena en el litoral. Una auténtica selva submarina que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999.

Para todos aquellos que busquen algo más que sol y playa, Formentera ofrece un amplio abanico de posibilidades, tanto para los más aventureros como para los que prefieran actividades al aire libre más relajadas. Las condiciones naturales de la isla son extraordinariamente adecuadas para la práctica de innumerables deportes que, por otro lado, permiten contemplar paisajes únicos.

La presencia de las praderas y la acción que ejercen sobre las aguas, permite que con la sencilla práctica del snorkeling en alguna zona rocosa poco profunda, se puedan contemplar paisajes submarinos sorprendentes. Para los amantes del mountain bike y el senderismo, la orografía de la isla la convierte en un lugar magnífico para caminar o para recorrerla en bicicleta. Formentera tiene una serie de “circuitos verdes” para disfrutar del deporte al aire libre mientras se descubren lugares que, en muchos casos te dejaran boquiabierto por su belleza. Y para los más aventureros, sus aguas son idóneas para hacer rutas en kayak.

Pero además, Formentera ofrece gran variedad de atractivos culturales y monumentales. Un claro ejemplo es el castillo romano de Can Blai, creado en el siglo III d.C. y restaurado recientemente y que ofrece unas vistas privilegiadas del área marítima que se extiende a ambos lados de istmo.

La magia que desprende su entorno, con sus faros y acantilados, causa una admiración vertiginosa. En este mismo sentido su flora, su fauna o los molinos que se conservan en la isla llaman la atención. La paz y el sosiego es la sensación más habitual. Un tiempo que parece que se detiene.

Si todavía no has decidido tu destino para estas vacaciones, quizás sea Formentera el paraíso de playas y relax que estás buscando.