Ir a un Spa por primera vez | no tengas dudas

Post Type

Para que vayas con plena seguridad y lo disfrutes al máximo, aquí te damos algunos datos a tener en cuenta antes de ir a un spa:

¿Quién puede disfrutar de un Spa?
Todo el mundo que no padezca ninguna de las contraindicaciones siguientes: enfermedades infecciosas de la piel, enfermedades cardiovasculares, infarto agudo de miocardio reciente, hipertensión o hipotensión severas, fiebre, malestar general.

¿Puedo ir a un spa si estoy embarazada?
En caso de embarazo, se recomienda consultarlo antes con tu médico.
Hay muchos spas que ofrecen tratamientos especiales y personalizados para las futuras mamás.

¿Debo ser puntual?
Es muy recomendable llegar, al menos, 15 minutos antes a tu cita. Eso te permitirá tener tiempo extra para rellenar alguna mínima documentación, si te lo solicitan (información médica y de contacto) y así no quitarte tiempo de tu sesión.
Llegar con antelación también te permitirá prepararte para el tratamiento, relajarse y disfrutar de las instalaciones.

¿Tienen acceso los niños a las instalaciones de un Spa?
Esto va a depender del Spa. Hay spas que no permiten la entrada a menores y otros que si permiten su entrada, siempre y cuando estén acompañados de un adulto y siempre que respeten las normas de orden y silencio del centro. Infórmese antes.

¿Qué ropa debo llevar?
En un Spa, como mínimo, es obligatorio el uso de traje de baño y un calzado adecuado (chanclas, sandalias). A criterio de cada Spa, te podrán exigir el uso de gorro de baño (probablemente te lo cobrarán a parte si tu no lo llevas). Normalmente el spa te proporciona toalla o albornoz, y si olvida el traje de baño, chanclas o gorro, se pueden comprar en el mismo centro.

¿Puedo tomar el sol después de un tratamiento?
No es recomendable, porque la piel necesita reposar después del tratamiento para que éste haga su efecto, y no exponer la piel a los efectos nocivos de los rayos solares, cloro de la piscina y/o sal del mar.

¿Cómo puedo disfrutar al máximo en un Spa?
Consulta a los profesionales, ellos te ayudarán a personalizar tu tratamiento y así asegurarte un mayor disfrute y aprovechamiento de la estancia.
También tienes que tener en cuenta:

  • Para conseguir el máximo bienestar, no se recomienda iniciar un tratamiento con el estomago lleno (mínimo dos horas) o después de la ingesta de alcohol.
  • Salga de los baños de vapor si en cualquier momento de la sesión se encuentra mareado, con náuseas o siente malestar.
  • Es recomendable hidratarse antes y después de su utilización