Destino relajación: Aranjuez

Post Type

Visita a Aranjuez


La historia de la ciudad de Aranjuez se inicia en el siglo XVI con el reinado de Felipe II. La ciudad ganó importancia con la monarquía de los Borbones y pasó a conocerse como El Real Sitio.

A tan sólo 47 km de Madrid, Aranjuez es un lugar muy atractivo para las visitas turísticas y para disfrutarla con los cinco sentidos. No es casualidad que en 2001 recibiese el reconocimiento de Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El emplazamiento de Aranjuez se debe al deseo de distintos monarcas de potenciar este lugar como espacio de recreo y descanso. Felipe V se encargó de potenciar el núcleo palaciego asociado a esta villa y desarrollar sus extraordinarios jardines. Todo en Aranjuez invita al paseo relajado. Esta ciudad aún mantiene los atractivos que la convirtieron en Real Sitio. Además, por su reducido tamaño y por estar emplazada en una llanura, Aranjuez es una ciudad ideal para visitar en bicicleta.

Si te gusta la historia y la cultura, podrás disfrutar visitando el Palacio Real, que está situado a la orilla izquierda del Tajo. Fue mandado construir por Felipe II a finales del siglo XVI. La obra concluyó bajo el reinado de Carlos III.

También podrás disfrutar de su casco antiguo que ha sido declarado Área Histórico-Artística. Un lento paseo por sus calles supone disfrutar de una singular muestra del urbanismo barroco. Grandes casas, edificios con patios, cúpulas, palacetes, conventos, balcones, grandes plazas, calles espaciosas que son testimonio de cuatros siglos de historia y varios reyes distintos.

Otro gran atractivo del Sitio Real, son los Jardines de Aranjuez que rodean los palacios. Fueron considerados los más hermosos de su tiempo y aún hoy dejan atónitos a los visitantes. Se dividen en cuatro jardines: el Jardín del Príncipe, el Jardín del Parterre, el Jardín de la Isla y el Jardín de Isabel II. Se caracterizan por la gran variedad vegetal y de especies arbóreas. Numerosas fuentes de piedra y mármol coronadas con estaturas de la mitología clásica, se mezclan con una impresionante variedad de flores. Su río, su entorno natural, los sotos históricos, sus famosos y centenarios árboles o parajes naturales como el Mar de Ontígola, ofrecen vistas únicas y que a veces son poco conocidas por el visitante. En el río Tajo, que es el que suministra agua a esta ciudad, podemos disfrutar de inolvidables paseos en barco o en piragua.

Al final de El Jardín del Príncipe se encuentran La Casa del Labrador y El Museo de Falúas, otra visita indispensable.

En esta época podemos disfrutar del Tren de la Fresa, un ferrocarril histórico-turístico que cumple 29 años de existencia y que comienza la temporada el 7 septiembre. Los trayectos se realizan los sábados y domingos e incluyen una visita guiada al Palacio Real, realizada por guías oficiales de turismo de la Comunidad y una visita libre al Museo de Falúas, así como descuentos en el Museo Taurino y diversas actividades de ocio.

Disfrutar de su historia, de sus formidables palacios, de la multitud de jardines con sus fuentes y sentir el murmullo del agua y pasear bajo la tranquilidad de sus árboles centenarios hacen de Aranjuez un lugar hermoso y de obligada visita.