Automotivación | El poder de la mente

Post Type

Automotivación


La motivación se puede considerar como la “capacidad de iniciativa para llevar a cabo una tarea sin necesitar de la influencia o supervisión de otra persona”. Aquellas personas que tienen automotivación, tienen la capacidad de encontrar siempre razones y fuerzas suficientes para culminar una tarea, incluso en aquellos casos en los que supone un gran desafío.

En el deporte podemos encontrar muchos ejemplos de cómo un adecuado nivel de motivación puede suponer la diferencia entre los mejores y el resto, entre superar un nuevo reto o quedarse a las puertas. El tenis, por ejemplo, en su versión individual especialmente, es un deporte en el que además de la lucha deportiva, existe una notable lucha psicológica que, en igualdad de condición física, es la que marca la diferencia.

También podemos imaginar la importancia del factor psicológico cuando, por ejemplo, un ciclista se escapa del pelotón de carrera con la intención de coronar la cima de un puerto de montaña. Ese ciclista necesitará toda la fuerza física posible, pero también su mejor capacidad de automotivación, la cual jugará un papel muy importante para que las probabilidades de éxito sean mayores: sin compañeros de equipo para ayudarle, con un calor sofocante, viento o lluvia, con tramos de carretera cada vez más inclinados y con el pelotón recortando minutos cada kilómetro… Sin duda, en esos momentos de esfuerzo físico extremo, es cuando la capacidad de automotivación marca la diferencia.

Aunque siendo coherentes, el deporte es una actividad que practicamos de forma voluntaria y en último extremo, un ciclista puede bajarse de su bicicleta y abandonar sin que la vida le vaya en ello. Sin embargo, en la vida nos encontramos con situaciones de las que ‘no nos podemos bajar’, situaciones difíciles a nivel de salud (propia o ajena), situaciones complicadas en las relaciones interpersonales… donde la capacidad de automotivación es especialmente crucial.

Numerosos estudios se han afanado en demostrar la relación entre la capacidad de motivación/automotivación y sus beneficios directos o indirectos a la salud, y lo cierto es que ya casi todos hemos podido comprobar cómo un enfermo o una persona convaleciente que tiene motivación, no sólo lleva mejor la enfermedad sino que tiende a poner todo de su parte para acelerar la recuperación. Hoy en día, ya existen terapias en las que para ciertos tipos de enfermedades, utilizan muñecos especialmente monstruosos, que se entregan a los pacientes en representación de su enfermedad, con el objetivo de enfrentarse a ella mirándole de frente y no dejándose amedrentar por ella.

¡Aplícalo!, no dejes que la situación te domine y motívate, repítete todas las veces que haga falta que puedes conseguirlo. Además de hacer más llevadera cualquier situación difícil, con la automotivación aumentarás las posibilidades de éxito e incluso, contagiarás positivamente a los que te rodean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*