Bebé | La risa y sus importantes beneficios

Post Type

Bebé | Risa y más risa


Los bebés ya sonríen dentro del vientre materno; se trata de un gesto que expresa sensaciones de bienestar en el bebé. Alrededor de los cuatro o cinco meses de vida, empiezan a emitir sonidos parecidos a la risa y un par de meses después, su risa ya expresa también satisfacción.

Durante las primeras semanas sonreír para el bebé es un acto involuntario y que utiliza para llamar la atención, igual que el llanto, y así ver saciadas sus necesidades vitales. Es una herramienta natural de la que dispone para crear vínculos afectivos con los adultos de su entorno.

Muchos expertos coinciden tras años de estudio sobre este tema, que los niños que desarrollan a temprana edad un buen sentido del humor no solo son más felices y más optimistas, sino también tienden a gozar de mayor salud. Y es que la risa resulta especialmente beneficiosa para el pequeño tanto a nivel físico como psicológico.

 A nivel físico

  • Sonreír o reír eleva los niveles de endorfinas. Estas hormonas, conocidas como hormonas de la felicidad, intervienen en la regulación del sistema inmunológico. Por lo tanto cada vez que tu niño se ríe, la risa de alguna forma lo está protegiendo de ciertas enfermedades.
  • Estimula los órganos. El corazón, los pulmones y los músculos se benefician del oxígeno que el cuerpo de tu niño recibe cuando se ríe. En general tu niño sentirá el bienestar y la relajación que acompaña reírse.
  • Protege el corazón. La risa mejora el funcionamiento de los vasos sanguíneos y aumenta la circulación, ambas funciones son esenciales para proteger el corazón de tu niño en contra de enfermedades cardiovasculares.
  • La risa también está relacionada con el sistema límbico, que gestiona las respuestas fisiológicas (sudor, aceleración del pulso…) ante estímulos emocionales e interviene en la memoria, la atención, la conducta…

 A nivel psicológico

  • Los primeros logros del bebé son muy importantes para su desarrollo posterior, por eso cada vez que consigue dar un paso más en su descubrimiento del mundo y autonomía, sonríe. Lo hace porque se siente orgulloso y este bienestar le motiva a seguir investigando, lo que resulta básico para su desarrollo. Además, un niño que sonríe a los demás mejora, considerablemente, su sociabilidad y empatía.

La risa tiene un componente genético, pero la influencia del ambiente es decisiva. Los padres son las figuras más importantes en la vida de los niños, sobre todo al principio. Al verlos reír, se hacen susceptibles al humor, y reírse juntos deja huellas imborrables en la relación padres-hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*