Fotografías de guerra | Las balas que estaban destinadas a la vida

Post Type

Fotografías de guerra


Mai Nam fue fotógrafo durante la guerra de Vietnam; Él no era un hombre de armas, los únicos disparos que realizó salieron de su cámara fotográfica, con la firme intención de retener aquellos crudos tiempos, en los que la vida de la mayoría de vietnamitas estaba condicionada por la guerra.

Los soldados vietnamitas hacían vida en las trincheras subterráneas acompañados de sus familias. Las camas donde dormían, la zona donde se lavaban y hasta la zona escolar para los niños, formaban parte de ese mundo sombrío, donde las sonrisas eran escasas entre los adultos y la ignorancia de los pequeños les permitía adaptarse a ese entorno en el que más de uno, había sido concebido.

trincheras escavadas en piedraMai Nam reflejó muchos momentos crudos y también alguno aparentemente más alegre, si es que cabe pensar que podían existir a varios metros bajo tierra, con las bombas y las balas acechando.

El material utilizado por Mai Nam no era, precisamente, el más avanzado de la época, en realidad, las fotografías que realizaba este entregado fotógrafo eran, más que nunca, un milagro de la invención humana llevado al extremo. Debido a la falta de luz y a la ausencia de flash, Mai Nam pensó que las balas podían servir para algo más que para matar o mutilar y utilizó su pólvora para prenderla y conseguir con ello ese efecto flash que necesitaba para conseguir unas fotografías mínimamente visibles.

Mientras las balas sesgaban vivas humanas en la superficie, Mai Nam les encontró una utilidad que con el tiempo, se convertiría en toda una obra que uniría y emocionaría a quienes pasaron días tan aciagos bajo tierra.

Muchos años después, las fotografías de Mai Nam, que en muchos casos reflejaban ojos soñadores y escasas sonrisas, consiguieron unir a muchas personas que compartieron penurias en aquellas trincheras, algunos de los que estuvieron ya no están, pero sus hijos se encuentran con ellos de una forma odiosa, pero a la vez, indescriptiblemente hermosa.

La historia de Mai Nam demuestra que incluso de lo que más daño puede hacernos, se puede sacar algo positivo. Por una vez, las balas dieron luz para capturar la vida y, al menos esas, no sirvieron para derramar sangre.

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*