La suerte hay que buscarla, no esperar a que llame a nuestra puerta

Post Type

La Suerte Hay que Buscarla


Puede que sin buscarla, la suerte llame a la puerta de algunas personas, no lo niego, puede suceder y de hecho sucede; pero si pensamos en la mayoría de los mortales, la suerte está más cerca cuando se busca.

Desde algo tan obvio como un premio de la lotería, que sólo le puede tocar a quienes participan, hasta los que verdaderamente se trabajan su suerte con el mayor de los esfuerzos, el caso es que la suerte suele caer en manos de quién la tienta y cuanto más se tienta, más probabilidades, aunque ello no la asegure al 100%.

En la vida hay muchos ejemplos de que buscar la suerte tiene altas probabilidades de volverse en nuestro favor:

  • Aquel que no se rinde y lo intenta una vez más,
  • Aquel que ante la adversidad duplica su esfuerzo,
  • Aquel que no desespera y confía en los pasos que va dando, sin prisa pero sin pausa,
  • Aquel que pudiendo recoger los primeros frutos, espera paciente a una mayor recogida
  • Aquel que cree en la suerte trabajada
  • Aquel que en lugar de la avaricia practica la solidaridad

Lo de dar en lugar de ambicionar no es algo bíblico, ya que está demostrado que quien reparte sin esperar nada a cambio, aumenta la probabilidad de que esa generosidad le sea devuelta en algún momento y con creces. Yo creo en esto y nada tiene que ver con la religión.

Igual de importante o más, es saber que la suerte tiene muchos disfraces y no tienen que ser todos de tipo económico, es más, si nos dieran a elegir entre ser tocados con la suerte de una salud de roble o la suerte económica, seguramente la mayoría elegiríamos tener buena la salud. Pero a pesar de que tener salud es considerado por muchos una cuestión de suerte, lo cierto es que también se puede y se debe buscar: alguien que no abusa de la comida, alguien que practica deporte con asiduidad, alguien que tiene unos hábitos de vida saludables y evita lo insano… está favoreciendo una buena salud.

En definitiva, ¡busca tu suerte! sea donde quiera que estés, sea que sea lo que estás viviendo o emprendiendo, ¡búscala! porque si esperas que ella te encuentre a ti, puede que te pases la vida esperando.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*