Post Type

Anadie le gusta el fracaso y el miedo a fracasar es uno de los miedos más comunes entre las personas. Todos, de vez en cuando, tenemos dudas sobre nuestras habilidades y dudamos de si debemos intentar hacer algo nuevo o que sabemos que no se nos da demasiado bien.

El miedo a fracasar está relacionado con el miedo al rechazo o la crítica. Se convierte en un problema cuando limita nuestras capacidades y disminuye la calidad de vida, mermando nuestra capacidad de superación. Este miedo puede aumentar hasta convertirse en un ciclo vicioso. Al imaginar la peor situación posible, sientes ansiedad y estrés. Te apartas de la tarea que estás haciendo o de cualquier otra, o de todas la vez, porque sientes inseguridad y no quieres pedir ayuda.

Sin embargo, las personas que alcanzan sus objetivos saben que el fracaso es una consecuencia natural de haber intentado algo. Si nunca intentas realizar una actividad, obviamente que no fracasarás, pero tampoco triunfarás en ello.

Intenta evitar que tus emociones controlen lo que vas a hacer y cuándo vas a realizarlo. Si simplemente te pones manos a la obra, te sentirás bien de manera natural. De la misma forma, para empezar una tarea no esperes a tener el estado de ánimo adecuado, hazla de todos modos, descubrirás que tu ánimo mejora por el hecho de estar haciendo algo, de al menos estar intentándolo.

Evita minar tu confianza y hacerte preguntas del tipo ¿Y si…?: ¿Y si no puedo hacerlo bien?, ¿Y si fracaso?… ya que con esta actitud sólo conseguirás dejar de confiar en ti. Concéntrate en esforzarte, eso es lo más importante y felicítate por intentarlo.

Todos fracasamos en algún momento u otro, es algo inevitable, sobre todo para los que lo intentan y cuando te ocurra, en lugar de castigarte, intenta utilizar la experiencia como una oportunidad para crecer y madurar.

Por último, observa tus pensamientos. Cuando las cosas te salgan mal, sé consciente de tu diálogo interior. “No me ha salido bien” es muy distinto de decir “¡Soy un fracaso!”. Cambiar de perspectiva y reformular el fracaso como un contratiempo temporal te permitirá aprender de la experiencia y seguir adelante.


Fuente: MACDONALD, Lucy. Aprende a ganar tiempo. Barcelona: Oniro, 2006. ISBN: 8497542231