No darse por vencido fácilmente

Post Type

Cuando inicias un proyecto, es muy probable que te encuentres piedras en el camino, pero incluso si te encuentras rocas, rodéalas. Casi nunca sabes cuándo vas a encontrar lo que buscas y quizás la gran roca que te induce a darte por vencido, es la misma que te impide ver que estás más cerca de lo que parece.

En todo proyecto hay una parte que podemos planificar y otra que se escapa a nuestra voluntad. La planificación y el esfuerzo son fundamentales, porque tan importante como tener ilusión, es tener información y los pies en el suelo. No se trata de atravesar un muro de cemento con tu cuerpo, porque la probabilidad de que salgas malherido y sin conseguir nada, es del 100%. Pero si estás dispuesto a caminar, si crees en los pasos que das y sabes tomar un camino alternativo cuando hay que hacerlo, las probabilidades de éxito aumentarán.

Recuerda la película ‘Viven’ (basada en hechos reales), en la que tras un accidente aéreo algunos de sus ocupantes salen milagrosamente ilesos, pero el avión cae en la cordillera de los Andes, a 3.500 metros sobre el nivel del mar, donde la mala climatología hace imposible su localización, y los dan por muertos. El frío, los aludes y las heridas graves de algunos de ellos, aumentan el número de muertos. La situación llega a un extremo: después de dos meses, tienen que decidir entre esperar (psicológicamente derrotados y con la muerte acechando) o intentar la locura de caminar entre las montañas en busca de ayuda (igualmente con la muerte acechando y una lucha psicológica entre el pesimismo y la esperanza). Tras 55 km a pie, en las peores condiciones de frío, hambre y fuerzas, dos de los supervivientes encontraron a un hombre de las montañas y los supervivientes pudieron ser rescatados.

Poco más cabe añadir, estos héroes no se dieron por vencidos, a pesar de haber visto como morían en sus brazos amigos y familiares y con todo en su contra. Gracias a la capacidad de superación de algunos de ellos, se salvaron de la muerte o la locura.

Afortunadamente, en la mayoría de los casos, nuestros retos no son tan dramáticos. ¡Lucha ante la adversidad! y recuerda que no darse por vencido fácilmente es una de las claves del éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*