No más excusas | Sincérate contigo mism@ y actúa

Post Type

No más excusas


Lo peor de hacerte promesas, es el hecho de que vayan pasando los meses e incluso los años y siempre encuentres alguna excusa para no hacer lo que sabes que debes hacer, ya sea a nivel formativo, profesional o de otra índole.

La mayoría de nosotros alguna vez hemos experimentado dicha circunstancia, sabiendo que nos convendría hacer determinada actividad o proyecto y por algún extraño motivo, damos lugar a que pase el tiempo y no hayamos ni comenzado. También es muy común lo de iniciar pequeños proyectos, como un curso de idiomas, una maqueta o un cuadro, y no ser capaces de acabarlo. Por eso, lo ideal sería plantearte tus proyectos de forma escalonada, con tiempo y planificación, atendiendo a tus necesidades y objetivos, evitando dar rodeos para comenzarlos y llevarlos a cabo.

Para dar sentido a una filosofía de vida en positivo, es necesario que actúes de forma autocrítica y te cuestiones qué quieres y qué debes hacer en tu vida, cuáles son tus proyectos y cuáles pretendes que sean los medios para conseguirlos.

Y si ya tienes claro qué proyectos quieres o necesitas llevar a cabo de forma inmediata, la siguiente fase es dar el primer paso, algo que muchas veces se convierte en la clave del fracaso, porque nunca llega. Hay algo que hace que ese paso inicial (esa matriculación en un curso, esa compra del material necesario, esa visita para asesorarnos…) no se llega a producir e incluso, se convierte en una losa que aplasta nuestra autoestima y nuestra motivación.

Sabiendo que nuestro cerebro está desarrollado para defendernos, incluso de nosotros mismos, es frecuente el uso de excusas, tanto para quienes pregunten como para nosotros mismos. Y lo peor de todo es, que con el paso del tiempo y de tanto utilizarlas, acabes por creerte tus propias excusas, las que te impiden incluso, dar el primer paso para emprender lo que te habías propuesto.

Hoy te propongo, ahora mismo (sea el día que sea) que te desnudes de todas esas excusas, que vuelvas al origen, que te pongas frente al espejo y te sinceres con lo que tú sabes que es la realidad. Piensa sinceramente que a lo largo de los días, de las semanas y de los meses, gastas tiempo en cosas que no te aportan nada, y no hablo de echar una siesta (siempre que sea de un tiempo prudencial), sino de horas de televisión o de divagaciones.

¡Toma la riendas de la verdad!, vuelve al origen de esas excusas y trátalas como lo que son y deséchalas. Piensa en lo que te gustaría hacer, en el proyecto necesitas o te reconfortaría, grande o pequeño, y ve a por él. Es fundamental que tomes la decisión y des ese primer paso que te ayudará a ir a por el segundo y a por el tercero y así, te irás comprometiendo con el proyecto y sintiendo esa motivación que ahora te falta.

No te quepa duda, cuando culminas algo que te propones, la satisfacción es tan grande, que te hace más fuerte y te da la confianza necesaria para plantearte nuevos retos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*