Optimismo e Ilusión | Claves para un envejecimiento activo

Post Type

Las estadísticas demuestran que las sociedades más evolucionadas han experimentado un considerable aumento de la esperanza de vida, lo que sin duda hace preguntarse: ¿cómo conseguir una vejez activa de calidad?

Los avances en la medicina, la calidad de vida y la disminución del índice de natalidad han favorecido un drástico aumento del índice de envejecimiento en pocas décadas. Ante esta realidad, un nuevo informe de ‘The Family Watch‘ (TFW) sobre ‘El papel de la familia en el envejecimiento activo’ se plantea cómo se puede conseguir que esa prolongación de la edad suponga también una mejora de la calidad de vida a través de lo que los expertos han llamado ‘envejecimiento activo’.

El informe de TFW identifica los cuatro pilares que pueden ayudarnos a conseguir un envejecimiento activo, donde optimismo e ilusión y un pensamiento positivo son algo esencial para lograrlo.

Según TFW, esos cuatro pilares son:

  1. Mantener un estilo de vida saludable: actividad física, alimentación y nutrición adecuadas, evitar hábitos tóxicos y realizar controles de salud.
  2. Fomentar la actividad cognitiva: entrenamiento con videojuegos, participación en actividades sociales, ejercicios de memoria…
  3. Atender a las emociones: variables de personalidad como el optimismo y el pensamiento positivo están asociadas a satisfacción con la vida en la vejez, el afecto positivo reduce la mortalidad de las personas mayores. En este sentido, personas con una imagen positiva del envejecimiento (evaluadas 25 años antes) vivieron 7,5 años más que aquéllas con una imagen negativa. La actitud o afecto positivo es un protector contra el declive físico y funcional en mayores.
  4. Participar en la sociedad: importancia de las relaciones sociales, la competencia social, la participación y la productividad.

Después de venir arrastrando, en los últimos años, una tendente y drástica separación entre nuestros mayores y el resto de la población, resulta que dada la actual situación de crisis, muchas personas mayores están retomando un papel protagonista como eje familiar, que les puede hacer sentir útiles y especialmente necesarios, ya que muchas familias se están apoyando en sus ingresos para salir adelante.

No cabe duda, que esta no es la forma en la que TFW nos invita a fomentar un envejecimiento activo, pero ya sea por interés o por pura necesidad, algunos mayores han vuelto a encontrarse en el centro familiar, lo que inevitablemente, en muchos casos, les aportará más motivación e ilusión para envejecer de forma activa.


Fuente: INFORME TFW 2013-2, El papel de la familia en el envejecimiento activo. The Family Watch

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*