Pensar en positivo siempre | La otra medicina ante las adversidades

Post Type

Pensar en positivo siempre


Empezar el día con una actividad, sea cual sea, ayuda a oxigenar nuestro cerebro. Está comprobado que las personas que se levantan y tienen algo que hacer, se encuentran más activas y su actitud es totalmente diferente de las que inician sus horas diurnas con café y televisión y siguen el mismo ritmo diario.

Pensar en positivo no es fácil y menos pensar en positivo siempre, pero como muchas otras tareas mentales, con la práctica, se puede conseguir y sacar importantes beneficios.

Trabajar es una de las principales actividades diarias que nos ayudan a pensar en positivo. Aunque se pueda creer lo contrario, el trabajo fomenta la confianza en nosotros mismos, estamos comprometidos con lo que hacemos y nos sentimos realizados.

Hacer algún tipo de deporte, nos ayuda a liberar endorfinas, que suben nuestro estado de ánimo. Este hecho se traduce en beneficios para la salud, tanto física como mental. Sin duda, el deporte mejora nuestra calidad de vida, evitando la aparición de enfermedades como: ansiedad, depresión, estrés, obesidad, etc.

A pesar de lo dicho, el fondo del pensamiento positivo, cuando iniciamos actividades durante el día, no depende del todo del ejercicio o tarea que estemos realizando, sino en buena parte de la actitud que tengamos ante la misma. Si disponemos de un estado mental positivo, ello nos permitirá hacer las cosas de forma efectiva, alejándonos del “estrés negativo”.

Es fundamental que te concentres en la actividad que estás realizando, sin que nada te distraiga; intenta llevarla a cabo lo mejor posible; si puedes hacerla con alguien, procura que a esa persona no le invada la negatividad; saca provecho de lo que te aporta la actividad que haces y transfórmalo en energía para hacer otro tipo de cosas que contribuyan a pensar en positivo siempre.

Para entrenar la mente hacia el pensamiento positivo diario, es necesario hacer un esfuerzo activo por mantener un estilo de vida y realizar cambios en actitudes que no ayudan a cavilar de manera adecuada. Elimina los modelos de pensamiento negativo que tienes hacia ti mismo, eso incluye la idea de culparte, fijarte solamente en hechos negativos, anticiparte y agobiarte.

Aunque, posiblemente, lo más importante es que te rodees de aquellas personas que puedan ayudarte a mantener una actitud positiva y al mismo tiempo, que te alejes de aquellas personas que inciden en patrones de pensamiento negativo. Muéstrate en disposición de conocer gente y pasa tiempo con personas cercanas que en un momento dado te ayuden a afrontar situaciones difíciles.

Para finalizar, sé que pensar en positivo siempre, no es tarea sencilla, pero te invito a probarlo, te invito a relativizar y a razonar antes de dramatizar situaciones que tienen solución. Incluso cuando las situaciones sean irreversibles, piensa que pensar en positivo siempre te ayudará más que no hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*