Beneficios de las aguas termales | Para numerosas enfermedades

Post Type

Beneficios de las aguas termales


Los beneficios obtenidos en tratamientos con aguas termales no dependen exclusivamente del elemento “agua”, sino de una multiplicidad de estímulos: químicos (sustancias que posee el agua), físicos (temperatura del agua) y biológicos (microorganismos en el agua).

La acción que producen las aguas termales sobre el organismo es sumamente completa y tiene propiedades curativas, entre ellas:

  • Enfermedades reumáticas crónicas como artritis reumatoidea, artritis psoriásicas, fibrositis, ciática, gota y también secuelas de traumatismos, post operatorios y distrofias en general
  • La recuperación funcional de la neuroparálisis central y periférica
  • Algunas enfermedades metabólicas como la diabetes y la obesidad
  • Problemas gastrointestinales crónicos
  • Estimulan las secreciones del tracto digestivo y del hígado, ayudando así a la digestión
  • Enfermedades respiratorias como asma bronquial, laringitis, sinusitis y faringitis
  • Problemas de la circulación
  • Depuran la sangre, eliminándose las toxinas y productos de desechos por la sudoración y diuresis que provocan
  • Enfermedades crónicas de la piel
  • Actúan como sedante para el sistema nervioso, siendo un sedante y relajante, ideal para el estrés y el ritmo de vida actual
  • Enfermedades ginecológicas crónicas

En todos estos casos y para que los baños termales produzcan los efectos deseados deben realizarse como mínimo durante unos 20 días y es necesario consultar al médico previamente sobre la conveniencia o no de un programa de baños, como también la duración de cada uno, número de inmersiones y la temperatura estable o creciente según la resistencia física de cada paciente.

Hay que tener en cuenta, que si las indicaciones favorables son importantes, con más razón lo son las contraindicaciones. Porque, dado el carácter excitante y estimulante de estas aguas, no siempre es recomendable su uso en fases agudas de algunas enfermedades como:

  • Ulceras gástricas
  • Cardiopatías descompensadas
  • Hipertensión severa
  • Nefritis
  • Procesos asmáticos en crisis
  • Tuberculosis
  • Distintos tipos de tumores y cáncer