Cupping | Terapia con ventosas

Post Type

El Cupping es una terapia milenaria, englobada dentro de la medicina alternativa, que se ha hecho un hueco en el mundo moderno, adquiriendo una especial fama en los últimos tiempos gracias a las estrellas de Hollywood.

El cupping consiste en realizar succión en ciertos puntos de acupuntura de la piel, normalmente localizados en la espalda y en el estómago. La succión se lleva a cabo con ventosas, que por lo general son plástico o de cristal. Lo que se persigue con el cupping es desbloquear los puntos obstruidos, reanudar el flujo de energía y ayudar al organismo a eliminar toxinas.

En el caso de ventosas de cristal, la succión se consigue aplicando calor, a lo cual se añade el beneficio del calor, causando una gran sensación de bienestar y relajación, y siendo especialmente útil en lumbalgias y problemas reumáticos. Las ventosas de plástico se acompañan de una bomba de succión que permite controlar la cantidad de aire que se extrae de dentro de la ventosa.

Básicamente, una sesión de cupping consiste en los siguiente: unas vez preparadas y colocadas las ventosas (de 4 a 6 unidades) listas para hacer su función, el paciente, que ha de estar tumbado, progresivamente comenzará a sentir que su piel es literalmente “succionada”. Llegado este punto, según la dolencia y el terapeuta, se puede proceder de dos modos:

  1. Dejar las ventosas inmóviles sobre la piel durante unos minutos (entre 5 y 10 minutos según el caso)
  2. Ir moviendo las ventosas para activar diferentes zonas.

Elegir una u otra opción dependerá de las necesidades del paciente y lo que se pretenda conseguir, dando primero un masaje para localizar los puntos bloqueados donde es necesario aplicar las ventosas.

Entre los beneficios del cupping podemos destacar: la eliminación de toxinas, contrarrestar la retención de líquidos, aliviar dolencias, relajar músculos, reducir la ansiedad, eliminación de grasas… y en general una sensación de bienestar.

Pese a sus múltiples beneficios, como muchas otras terapias, el cupping debe ser realizado por un profesional cualificado, ya que el proceso puede entrañar ciertos efectos secundarios que exigen ser debidamente supervisados.