Fangoterapia corporal | Las propiedades del lodo

Post Type

Fangoterapia corporal


Fangoterapia proviene de la palabra fango, “lodo”, y therapeia, “terapia” y es un tratamiento tópico utilizado en la medicina alternativa que consiste principalmente en la aplicación de elementos como la tierra y agua para buscar beneficios estéticos y curativos.

El barro o arcilla, principal componente de la fangoterapia, es una fuente formidable de energía y salud, cuyas sales minerales son una necesidad vital de nuestro organismo. Entre sus componentes se encuentran el magnesio, que otorga mayor firmeza y elasticidad; el silicio, el cobre y el zinc, que son los encargados de la producción de colágeno y elastina; el cobalto, que barre las células muertas; el azufre, que mantiene la pigmentación de la piel; y el selenio, antioxidante, que previene la degeneración celular y activa la circulación.

El lodo utilizado generalmente para los tratamientos se obtiene después de un largo proceso de maceración. La arcilla virgen es depositada en cubas especiales y mezclada regularmente con el agua termal que fluye durante cerca de un año. Durante este período la arcilla sufre modificaciones profundas y se enriquece de sales minerales aportadas por el agua.

Hay muchas maneras de aplicar el lodo: baños, envolturas, cataplasmas, compresas, masajes,… Dependiendo del efecto deseado, se puede recibir a temperatura ambiente o ligeramente superior a la del cuerpo, entre 30 y 50 grados, si queremos que abra los poros, dilate los vasos sanguíneos y se absorba más rápidamente, facilitando así su acción. Tras la aplicación, la persona reposará entre 20 y 30 minutos hasta que empiece a secarse. Una vez concluido ese tiempo, la cubierta de lodo se quita y el paciente toma un baño en un agua termal a una temperatura de 37 a 38 °C. Por último, el paciente es secado con una toalla caliente y se le realizará un masaje para tonificar los músculos y permitir atenuar o eliminar el estado de astenia provocado por la aplicación del lodo, por el baño y el sudor.

Los beneficios de las aplicaciones locales de fango son:

  • Para el sistema locomotor: inflamaciones de las articulaciones, secuelas de traumatismos óseos y articulares, luxaciones, lumbagos y prevención del reumatismo, gota y artritis
  • Para el sistema digestivo: aplicado sobre el abdomen ayuda en los problemas de indigestión y ayuda en la peristalsis intestinal
  • Para el sistema nervioso: mejora el insomnio, la angustia y la ansiedad al utilizar la fangoterapia como tratamiento de relajación
  • Para cicatrizar heridas, picaduras, quemaduras, úlceras e incluso algunos tumores benignos
  • Mejora el funcionamiento de los órganos de eliminación de líquidos y mitiga la celulitis

Pero no hace falta sufrir de ninguna dolencia para darse unas envolturas o baños de fango, ya que es revitalizante y vigorizante de por sí.

La fangoterapia está desaconsejada en casos de problemas circulatorios (varices), insuficiencias respiratorias, en problemas cardíacos graves, epilepsia y para embarazadas.