La psamoterapia o terapia con arena

Post Type

Psamoterapia


La psamoterapia es un método curativo basado en el uso de la arena con fines terapéuticos. Es una práctica muy antigua, ya que era conocida por los faraones egipcios y los curanderos de la antigüedad. Su nombre proviene de las palabras latinas psammos (arena) y therapia (cura). Este tratamiento tiene un efecto desintoxicante, debido al hecho de que la arena transmite el calor de forma muy rápida al cuerpo, como si fuera una sauna; además, posee minerales como magnesio, hierro, sílice y sustancias orgánicas, lo cual contribuye a eliminar las toxinas y paliar dolores musculares y de los huesos.

No todas las arenas naturales son convenientes para realizar esta terapia. La mejor es la arena marina, que tiene alta cantidad de nutrientes, por lo que resulta ser la más beneficiosa (las mejores son las que están cerca de colonias de corales). Además la arena marina contiene elementos químicos del agua de mar. La arena puede alcanzar una temperatura hasta 40º o 50º, ya que retiene el calor de las radiaciones solares y este se mantiene casi intacto. El calor genera una sudoración excesiva al estar cubierto por ella. Al sudar se eliminan toxinas y se puede reducir peso, además de que el organismo se purifica.

En la psamoterapia o terapia con arena se cubre casi la totalidad del cuerpo (excepto la cara y parte del cuello), poniendo capas más finas de arena y en ocasiones dejando libre el estómago y el pecho.

Esta terapia mejora la circulación de la sangre, además de que sirve para tratar inflamaciones, problemas de huesos, dolores musculares y enfermedades como la artritis, reumatismo y trastornos nerviosos.

Los baños de arena también son un gran tratamiento para la piel. La exfolia y elimina los tejidos muertos y toxinas, limpiándola y produciendo un efecto suavizante en general. Es una terapia muy relajante que sirve como desintoxicante del organismo.

Se recomienda utilizar algún tratamiento hidratante después de haber realizado una sesión de psamoterapia.

Aunque es una terapia que puede parecer muy sencilla, primero debes consultar al médico antes de someterte a una de sus sesiones, pues la psamoterapia puede resultar perjudicial en algunos casos en que se sufra de afecciones a la piel, se tenga problemas de varices, se sufra de hipertensión o de problemas del corazón.