El Método Tomatis | La importancia de oir y escuchar

Post Type

El Método Tomatis


El Método Tomatis es una metodología de estimulación auditiva fundada en los años 50 por el Dr. Alfred Tomatis, médico e investigador francés, especialista del oído y miembro de la Academia Francesa de Ciencias.

Este doctor distinguió entre oír y escuchar, definiendo la escucha como un proceso activo de la voluntad de atender que permite un análisis rápido y preciso de los sonidos que se oyen, mientras que el hecho de oír lo definió como un proceso pasivo en el que simplemente se percibe el sonido. Según esta distinción, es necesaria la integración de lo que oímos y escuchamos para lograr una buena comunicación.

El Dr. Tomatis diseñó un aparato de entrenamiento denominado oído electrónico, que consistía en un amplificador con varias funciones que mejoraba la capacidad de escuchar y provocaba modificaciones en el comportamiento, sobre todo en lo relacionado con la comunicación.

El Método Tomatis consiste en un programa de estimulación auditiva, diseñado para maximizar los beneficios de escuchar mejor. Los programas de este método estimulan el oído para promover la motivación interna de las personas para escuchar, corregir el control audio-vocal y afinar el circuito entre el oído y la voz, el cual es muy importante para tener un control propio del habla.

Este método va dirigido a niños, adolescentes, adultos y personas de la tercera edad. Ofrece importantes beneficios, ayudando en casos de dificultades de coordinación como parálisis cerebral, autismo, Síndrome de Asperger, Síndrome de Down, hiperactividad con o sin déficit de atención (TDA, TDHA), problemas del habla y de lenguaje, dificultades con el aprendizaje, la atención, la energía y la concentración.

En el caso de los adultos, este método aumenta la productividad, mejora el proceso creativo, facilita el aprendizaje de idiomas, mejora el control del estrés, la ansiedad y la depresión y permite también superar problemas de aprendizaje y/o comunicación no detectados desde la infancia. Por otra parte, también favorece el proceso del embarazo, permitiendo vivir una maternidad más satisfactoria.

En el uso de este método en niños, la implicación de los padres es necesaria y obligada, pues aunque el niño consiga abrirse al mundo de la comunicación y el lenguaje, si el mundo que le rodea y su familia en particular, se encuentra cerrada y no le permite la entrada, el niño volverá a cerrarse y será aún más difícil que quiera abrirse al mundo.

El Método Tomatis no cambia al niño, no lo hace más inteligente o más tranquilo, sino que actúa de manera que le permite aprovechar todas sus posibilidades de inteligencia, memoria, atención… que por algún motivo estaban bloqueadas.