¿Qué es la reflexología?

Post Type

Reflexología o terapia zonal es la práctica de estimular puntos sobre los pies, manos, nariz u orejas (llamados zonas de reflejo), basada en la creencia de que tendría un efecto benéfico sobre otras partes del cuerpo, o de que mejorará la salud general.

La estimulación de zonas específicas de las manos y los pies para mejorar la salud ha sido una práctica habitual en muchas civilizaciones y en países como India, China y Japón, y en la América india. Las evidencias más tempranas se remontan a hace 4.500 años, en el Antiguo Egipto, y las encontramos en la tumba del médico Ankhmahor. Los dibujos que había en las paredes que rodeaban la tumba ilustraban las distintas técnicas que tenía a su disposición, incluyendo la reflexología en pies y manos.

En Occidente, el concepto de “reflexología” surgió como resultado del gran salto adelante en el conocimiento científico y médico que se produjo en Europa en el siglo XIX con la investigación del sistema nervioso y los reflejos.

En la teoría de la reflexología, puntos y áreas en los pies, manos y orejas corresponden a órganos específicos, los huesos y sistemas del cuerpo. Se cree que la aplicación de presión a estas áreas reflejas pueden promover la salud en los órganos correspondientes a través de las vías energéticas.

Para representar cómo los sistemas del cuerpo corresponden entre sí, reflexólogos utilizan “mapas de reflexología”. Un buen ejemplo de un mapa de reflexología existe para los pies. Cada pie representa una mitad vertical del cuerpo:

  • El pie izquierdo corresponde al lado izquierdo del cuerpo y todos los órganos, válvulas, etc que se encuentran allí.
  • El pie derecho se corresponde con el lado derecho del cuerpo y todos los órganos que se encuentran allí. Por ejemplo, el hígado está en el lado derecho del cuerpo, y por lo tanto el área refleja correspondiente está en el pie derecho.

¿Para que sirve la reflexología?
Bienestar: para relajarse, reducir tensión muscular, combatir el estrés, equilibrar las emociones, revitalizar la energía y mejorar el sueño.
Achaques habituales: dolor muscular y articular, dolores de cabeza, insomnio, desórdenes de la piel, trastornos digestivos, problemas respiratorios, desequilibrios hormonales, infecciones urinarias, trastornos menstruales y menopausia .
Fertilidad y embarazo: ayuda a la fertilidad de las parejas, alivia los síntomas del embarazo y ayuda durante el parto.
Se utiliza también para el cuidado post-operatorio y paliativo