Relajación Con Visualización | Dos técnicas unidas para un mejor resultado

Post Type

Relajación Con Visualización


Mente y cuerpo funcionan como una unidad de trabajo completa. Esta es una creencia mantenida durante siglos por filósofos orientales y gracias a la ciencia de la psiconeuroinmunología, la clase médica se ha convencido de que la actividad mental tiene un efecto sobre el cuerpo y viceversa.

La auténtica relajación se va aprendiendo y practicando para llegar a calmar la mente y el cuerpo. Practicada correctamente ayuda a incrementar la sensación de bienestar e impide muchas enfermedades.

Relajación y visualización son técnicas separadas de alivio al estrés pero que a veces se combinan. Las técnicas de relajación ayudan a destensar los músculos y la visualización utiliza imágenes positivas para ayudar a superar los problemas emocionales.

La relajación actúa reequilibrando los sistemas involuntarios del cuerpo como la respiración, los latidos del corazón o la circulación, haciendo que se libere la mente del estrés para así dar paso al descanso y la reparación. Los terapeutas utilizan diferentes tipos de técnicas básicas de relajación centrándose fundamentalmente en la técnica de tensión-relajación de los músculos. También se puede hacer una relajación más profunda mediante hipnosis, meditación, o entrenamiento autógeno al ser sus efectos más duraderos.

No todo el mundo se relaja fácilmente, puede requerir esfuerzo dependiendo del tipo de carácter de cada persona. Por eso se utilizan técnicas de visualización, ya que a través de la imaginación se incrementa los beneficios de la relajación.

Es necesario estar relajado para poder llegar a visualizar, pero esta técnica puede ayudar a profundizar en el proceso de relajación al proyectar imágenes que el individuo recuerde de forma positiva para ayudar a contrarrestar los pensamientos negativos y así llegar a intensificar la relajación física.

Estas técnicas pueden ayudar en varias cuestiones obteniendo grandes resultados en problemas mentales y físicos asociados con el estrés:

  • Ayuda a combatir el insomnio
  • Combate ataques de pánico
  • Es efectivo contra la ansiedad
  • Controla la tensión ayudando en dolencias cardíacas
  • Ayuda a controlar la pérdida de apetito
  • Es eficaz en personas que padecen asma
  • Ayuda a combatir el dolor, por ejemplo, en personas que padecen artritis

Estás técnicas son seguras para todo el mundo siempre que se creen a medida de las posibilidades de cada persona y se tomen en consideración las condiciones personales de cada una.

Son terapias a tener en cuenta en la sociedad en que vivimos. Si el cuerpo está relajado, la mente le seguirá y por consecuencia, una mente relajada ayudará al bienestar físico de la persona.