Terapia geotermal o geotermoterapia

Post Type

Terapia geotermal


La geotermoterapia o terapia geotermal es la terapia en la que se aplican minerales (piedras) sometidas previamente a frío o calor. El basalto es el más utilizado, por sus orígenes volcánicos, para inducir calor y el mármol para inducir frío.

El ambiente que se crea con diferentes aceites y el ritual para colocar las piedras, consiguen la finalidad de relajar y restaurar la energía.

Aunque se haya puesto de moda en los últimos años, el origen de esta conocida terapia se encuentra en una antigua técnica de masaje oriental, inspirada en las disciplinas que, como el reiki, creen que en nuestro cuerpo existen siete centros energéticos llamados ‘chakras’, a través de los cuales fluye la energía del universo (Rei) y la energía vital (Ki) de cada persona.

Según estas disciplinas, si padecemos alguna enfermedad o malestar, se debe a que la energía no circula por nuestro organismo de forma correcta, lo que suele estar producido por el bloqueo o mal funcionamiento de alguno de los chakras.

Para llevar a cabo la terapia geotermal son necesarias piedras perfectamente pulidas y generalmente redondas. Se les suele dar una temperatura de unos 50º de calor, cuya misión es la de incrementar el riego sanguíneo y el metabolismo celular, mientras que las frías se suelen poner a unos 8º y su misión es la de actuar sobre el dolor y los procesos inflamatorios.

Nada más empezar la sesión, el terapeuta realiza un masaje previo con un aceite esencial, que permite que las piedras se deslicen con mayor facilidad por el cuerpo. A continuación, las piedras se van apoyando en una serie de puntos determinados (habitualmente en la cabeza, la espalda, las manos, los pies y los muslos) y para ello el terapeuta ejerce cierta presión (terapia estática) a la vez que masajea con maniobras bien definidas (terapia dinámica). En ese momento sentiremos cómo el calor que desprenden las piedras de forma progresiva, alivia nuestros músculos y al mismo tiempo provoca la sudoración. Tras realizar dicho proceso, el terapeuta procede por último a la aplicación de las piedras frías.

La duración del tratamiento es de una hora aproximadamente, y tras el mismo es recomendable beber agua para las sales minerales perdidas en la sudoración.

Beneficios de la terapia geotermal:

  • Equilibra el sistema nervioso y circulatorio
  • Relaja los músculos y alivia dolores musculares
  • Alivia dolores articulares (como los provocados por la artritis) y disminuye el dolor crónico de cuello y espalda
  • Ayuda a relajarnos, pues mediante el correcto flujo de la energía, armoniza el cuerpo, la mente y el espíritu, lo que permite reducir los niveles de estrés
  • Alivia dolores de cabeza, calambres y molestias intestinales
  • Tiene numerosos efectos estéticos, ya que revitaliza, oxigena e ilumina la piel

La próxima vez que pienses en una terapia, pregunta por la terapia geotermal.