Terapia de la polaridad | Equilibrio de energías

Post Type

Terapia de la polaridad


La terapia de la polaridad necesitó 50 años para desarrollarse, por tanto su aceptación ha sido igual de lenta y es también llamada medicina energética de terapia de polaridad.

Esta terapia es la ciencia para equilibrar energías opuestas dentro del cuerpo y promover la salud mental, física y emocional, el término polaridad fue elegido para dar la imagen del cuerpo como imán viviente, donde la energía electromagnética fluye entre sus polos positivo y negativo.

Es una filosofía como el ying y el yang. En esta terapia la energía es vista como electromagnética, de modo que debe tener polos entre los que fluir. El flujo de energía está gobernado por cinco centros de energía llamados chakras, esta fluye en tres corrientes (negativa, positiva y neutral), conocidas como gunas:

  • Las gunas negativas y positivas descienden en espiral por la espina dorsal y donde se cruzan crean un remolino llamado chakra.
  • La guna neutral fluye hacia arriba y hacia debajo de la espina dorsal, enlazando y sirviendo como toma de tierra para todos los chakras.

El papel de esta terapia no es simplemente desbloquear la energía, también ayuda a resolver los problemas creados por esos bloqueos utilizando cuatro técnicas:

  • Trabajo corporal, donde se actúa sobre puntos del cuerpo usando tres niveles: neutral (muy ligero), positivo (estimulante) y negativo (profundo).
  • Concienciación, donde el terapeuta escuchará y apoyará mientras el paciente elabora soluciones a la causa de sus problemas.
  • Dieta, que dependerá del tipo de paciente.
  • Posturas de estiramientos, en la cual existen diferentes posturas estilo yoga, diseñadas para liberar la energía estancada.

La terapia de polaridad no va dirigida a aliviar síntomas específicos, su objetivo es liberar la energía bloqueada y ayudar en el proceso de curación, pero los terapeutas la han encontrado útil para tratar alergias, dolor de espalda, problemas respiratorios, cardiovasculares y digestivos, teniendo también la reputación de ayudar durante el período de embarazo y el propio parto, así como para combatir las enfermedades relacionadas con el estrés.