Tratamiento de vinoterapia | Más que belleza

Post Type

Tratamiento de vinoterapia

La vinoterapia se basa principalmente en extraer las propiedades de la uva, sacando partido a cada uno de los componentes de este milenario fruto, que actuando en conjunto le brindan mayor salud a la piel, tanto por fuera, como por dentro.

Para aprovechar al máximo las propiedades de las diferentes uvas, se han ido creando diferentes tratamientos en los que se utilizan distintos tipos de uva (mostos, vinos o de aceites derivados de la uva).

La vinoterapia nació en la región de Graves (Francia), donde se encuentran algunas de las bodegas, viñedos y castillos más antiguos de Europa. Sin embargo, ya las mujeres romanas y más tarde, las medievales, conocían sus beneficios y se aplicaban mascarillas que tenían como base la uva y el vino. Poco a poco, este novedoso tratamiento se ha ido expandiendo por el mundo, y actualmente es posible recibir tratamientos de vinoterapia en multitud de países.

Se ha demostrado que la uva es el antioxidante natural más poderoso que podemos encontrar (es 50 veces más potente que la vitamina E y 30 veces más que la C). A partir de esta afirmación, podemos añadir que la vinoterapia nos aporta propiedades antioxidantes que ayudan a las células a regenerarse, liberan la piel de células muertas y ayudan a la circulación, protegiendo el sistema circulatorio y reforzando las paredes capilares de venas y arterias, favoreciendo la microcirculación y el sistema cardiovascular.

La combinación de vino con aguas termales, además de recuperar la piel, la tonifica e hidrata, pero también proporciona una mayor consistencia a los músculos de los brazos y una mayor firmeza en los senos. Además, se consigue la liberación de la tensión muscular, proporcionando una sensación muy relajante en todo el cuerpo.

Entre los principales vinos utilizados en el tratamiento de vinoterapia se encuentran:

  • Lambrusco: muy rico en minerales, ayuda a conservar la elasticidad de la piel
  • Sauvignon: con propiedades tranquilizantes, se utiliza sobre todo para realizar masajes
  • Chianti: también tiene propiedades relajantes
  • Cabernet o Merlot: indicado para eliminar las imperfecciones de la piel, eliminar células muertas y rejuvenecer nuestro aspecto exterior

El secreto de estos baños es la temperatura del agua, que hace que los poros se abran, permitiendo así que las sustancias activas del vino penetren en la piel. Lo ideal es realizarlos en cubas semejantes a los barriles de vino, para aumentar la sensación de bienestar.

Las posibilidades de la vinoterapia son numerosas y la investigación entorno a ella está en constante avance y expansión, tanto en tratamientos de spa como en cabinas de estética. ¿Te animas a probarlo?