Fitoterapia tradicional china con plantas occidentales | Una gran combinación

Post Type

Fitoterapia tradicional china con plantas occidentales


La tradición de usar hierbas para curar data de tiempos antiguos. La fitoterapia es igual de importante en diferentes culturas (la africana, la india o la china), siendo la fitoterapia tradicional china una de las más antiguas y de la que algunas culturas han aprendido, aunque los orígenes de esta terapia se pierden en el pasado, demostrando su atemporalidad.

Las hierbas y sus derivados han formado la base de muchas medicinas modernas. La fitoterapia tradicional china, como otras fitoterapias, es una terapia natural que se basa en el uso de plantas a modo de medicina. El objetivo es restablecer y mantener la salud; se trata de conservar el equilibrio del cuerpo, de utilizar los aspectos curativos de numerosas plantas para estimular nuestro sistema inmunológico.

Algunos fitoterapeutas médicos occidentales combinan el conocimiento tradicional chino con las hierbas propias de occidente, a ello se le suma el moderno desarrollo científico. Desde hace mucho tiempo es sabido que lo idóneo es ingerir las frutas y verduras de la tierra, porque, como seres vivos que son, se someten al mismo clima y las mismas condiciones a las que nos sometemos los humanos que vivimos cercas de ellas.

Los remedios herbarios a partir de plantas occidentales saludables son aplicados en una amplia variedad de formas: baños, cápsulas, compresas, extractos, esencias, aceites, preparados, infusiones.

Este antiguo arte de curación tiene una eficacia demostrada en:

  • Trastornos de la piel
  • Trastornos digestivos
  • Trastornos respiratorios
  • Ayuda a aliviar el estrés

Todas las plantas saludables son beneficiosas y la combinación de las técnicas de la fitoterapia tradicional china, sumada a la mejores hierbas occidentales dan resultados magníficos. Por lo general, los fitoterapeutas occidentales son profesionales altamente cualificados, no obstante, siempre se debe tener en cuenta que lo natural no siempre es inofensivo, por ello, el uso de las mismas siempre debe estar recomendado por un profesional sanitario debidamente cualificado, evitando un consumo por cuenta propia, máxime si se desconoce su origen o sus efectos.